Tarragona La Pobla de Montornès

Detectan 45 fraudes en el consumo de agua en la Pobla de Montornès

Las sanciones que se imponen por manipular los contadores ascienden a 700 euros

VICENTE M. IZQUIERDO

Whatsapp
Un operario de Aqualia repara un contador roto.  FOTO: FOTO: CEDIDA

Un operario de Aqualia repara un contador roto. FOTO: FOTO: CEDIDA

La Pobla de Montornès se ha convertido en un lugar idílico para los ocupas, que han proliferado hasta convertirse en un gran porcentaje de la población. Este es uno de los motivos, pero no el único, por el cual es uno de los municipios donde es más habitual asistir a fraudes en el consumo de agua. De hecho, Aqualia –empresa especializada en la gestión del ciclo integral del agua– ha detallado al Diari que en este municipio se han contabilizado un total de 45 fraudes de este tipo a lo largo del 2021. De estos, «28 son fraudes detectados en viviendas sin contrato de mantenimiento, o sea, ocupadas, lo que supone cuatro veces más que el año pasado», detalla Francesc Quintillà, responsable de Aqualia Lleida-Tarragona. La forma más sencilla de poder cometer la falta es rompiendo o manipulando el contador de las viviendas.

Todos estos fraudes, solo en la Pobla de Montornès, suponen, según los cálculos de la empresa, 12 millones de litros de agua, una «situación lamentable, y que al final acaban pagando todos». Y es que, por culpa de unos pocos, todo el municipio acaba perjudicado. La forma de poder equilibrar el precio del agua es sencilla. «Toda esta situación, lo que hace es encarecer el servicio», apunta Quintillà, quien añade que «por ley, los gastos se tienen que repartir. Si hay usuarios que roban agua, los demás tienen que pagar la parte proporcional. Por eso, pierden todos».

La forma de sancionar no discrimina por la cantidad de agua que se ha defraudado, ya que al romper el contador para hacerlo no quedan registrados los metros cúbicos. «Si encontramos a alguien que está cometiendo un fraude, se le abre un expediente, se le corta el suministro y se le genera una liquidación, que no es una multa como tal, pero sí que tiene el mismo efecto», dice un Quintillà que puntualiza que, «en el caso de la Pobla de Montornès, la sanción sería de unos 700 euros por manipular el contador, es la mejor forma para disuadir a los que lo hacen». «Llenar las piscinas sin agar el precio del agua o, simplemente intentar pagar menos por el consumo» son los dos motivos más habituales por los que se comete este tipo de fraude.

En otros tres municipios

Aqualia también se encarga de la gestión del agua en otros municipios. Tres son del Baix Penedès y en ellos también se ha detectado fraude. Tal y como manifiesta Francesc Quintillà, en la Bisbal del Penedès, Sant Jaume dels Domenys y Albinyana «hemos asistido a un total de 53 fraudes más a lo largo de este año, una cifra muy elevada». Ahora bien, entre los tres municipios, suman pocos más de los 45 de la Pobla.

A lo largo de este 2021 se han cambiado un total de 138 contadores en la Pobla de Montornès, en una acción enmarcada en el Plan de Renovación de Contadores que tiene como objetivo un servicio más fiable y que facilite el control real del rendimiento de la red municipal de agua. La empresa renueva aproximadamente el 10 por ciento de los contadores de cada municipio de forma anual. Todos los contadores van precintados, con lo que, si hay alguna manipulación o simplemente un intento, se puede percibir fácilmente.

Temas

Comentarios

Lea También