Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenida una mujer que escondió el botín de un robo en sus partes íntimas

Fue arrestada horas después de salir en libertad del Juzgado de Guardia

Àngel Juanpere

Whatsapp
Vista general de La Granja, el barrio donde ocurrieron los hechos del lunes. FOTO: Pere Ferré/DT

Vista general de La Granja, el barrio donde ocurrieron los hechos del lunes. FOTO: Pere Ferré/DT

Horas después de que el juez de guardia dejara en libertad a una mujer entró a robar en una nave, siendo arrestada de nuevo por los Mossos d’Esquadra. Llevaba el botín  escondido en sus partes íntimas.

En la madrugada del lunes, una patrulla se dirigió a un domicilio del barrio de La Granja por una pelea. Cuando los agentes estaban llegando vieron a una mujer que se marchaba. Les dijo que los había llamado ella, pero que se quería marchar. Añadió que había acudido al domicilio de su expareja para pedir una medicación.

Los policías accedieron al domicilio para hablar con el hombre. Dijo que habían sido pareja hace unos meses y que sobre las 2.30 horas la mujer había acudido al piso con objetos que había robado de un coche, y él no quiso saber nada de ello. La mujer, presuntamente, tiró al suelo diversos objetos del comedor e incluso amenazó con una navaja a su expareja.
Cuando los agentes bajaron a la calle para hablar con la mujer, ya no estaba. Fue localizada horas más tarde y detenida en la calle Tortosa. Asimismo, los policías encontraron el coche que había sido víctima de robo. Pero no tenía nada forzado. 

El mismo lunes por la mañana, la mujer pasó a disposición del Juzgado de Instrucción 2 por un delito de amenazas y otro de hurto en interior de vehículo. Fue puesta en libertad.

A las nueve de la noche del mismo lunes saltó la alarma en una nave industrial de una empresa de planchistería del Polígon Francolí, en el Camí Vell de Salou. La patrulla se desplazó al lugar y se encontró con el encargado. Los agentes escucharon los gritos de una mujer, que decía que quería salir. Asimismo, estaba golpeando con un martillo la puerta de salida del personal.

Los agentes pidieron a la mujer que se calmase. Cuando lo hizo procedieron a abrir la puerta. Vieron que llevaba una pequeña mochila. Dentro había unas monedas y dos billetes de 20 euros.

Pero en cambio, el encargado comprobó que de la caja registradora faltaban unos 300 euros. Una agente procedió a un registro superficial. Se le informó que sería trasladada al hospital para comprobar si tenía más dinero escondido en sus partes íntimas. Finalmente, por su propia voluntad, se sacó 268 euros.

La mujer ya había sido arrestada en 21 ocasiones -principalmente en Tarragona pero también en Reus- por robo, entrada en vivienda ajena, requisitoria, robo con viuolencia, etc. 

Temas

Comentarios

Lea También