Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido en La Canonja un peligroso preso fugado de una cárcel de Alicante en 2009

Está condenado a 48 años de prisión por haber atracado un banco de Córdoba en 1996 y haber matado a dos policías locales
Whatsapp
El turismo de los sospechosos fue interceptado en la antigua N-340.  Foto: Lluís Milián

El turismo de los sospechosos fue interceptado en la antigua N-340. Foto: Lluís Milián

La localización de un vehículo sospechoso permitió incautar no solamente cinco kilos de hachís y detener a los dos ocupantes sino también identificar a uno de ellos –que llevaba documentación falsa– como Giorgio Eduardo Rodríguez, un interno de la prisión Alicante II –considerado muy peligroso– que estaba fugado desde julio de 2009 al no regresar tras un permiso penitenciario. Cumplía 48 años de prisión por haber participado en 1996 –junto con otras tres personas– en el atraco a un banco de Córdoba. Consiguieron un botín de 50 millones de pesetas y mataron a dos policías locales.

Los vigilantes municipales de La Canonja realizaban, la madrugada del día 3, un control de tráfico en el cruce de las calles Bassa Fonda y Comte de Llar. Vieron un vehículo que circulaba en contra dirección por la calle Dues Hortes. Tras un breve seguimiento, lo pararon en la antigua N-340 para identificar a los ocupantes. Al registrar el vehículo hallaron debajo del asiento del conductor 4.070 euros en billetes de 50, envueltos en plástico. Alertaron a los Mossos ante la actitud cada vez más intranquila de los dos ocupantes, que no acreditaban la procedencia del dinero.

Los Mossos registraron a los dos ocupantes. Llevaban 140 euros, 800 dirhams marroquíes y 30 libras inglesas. También encontraron ocho paquetes de hachís, que pesaban cinco kilos.

Ya en comisaría, los agentes de la Unitat d’Investigació comprobaron que las huellas del conductor no correspondían con las del pasaporte inglés que llevaba —el otro era marroquí–. En realidad era Giorgio Eduardo Rodríguez, que tenía pendiente dos órdenes de detención e ingreso en prisión emitidas por la Audiencia Provincial de Córdoba. Los dos detenidos ingresaron en prisión.

 

El atraco mortal

La mañana del 18 de diciembre de 1996, cuatro individuos –entre ellos el ahora detenido– asaltaron la sucursal del Banco de Santander de Córdoba. Para ello, dejaron aparcado un turismo Fiat Uno, que había sido robado. Un cuarto de hora después, la grúa lo retiró porque en la zona tenía que levantarse una tribuna para las fiestas navideñas. A través de sus escáneres, los atracadores oyeron que habían sido descubiertos. Salieron con el vigilante del furgón –que acababa de llegar– como rehén y se encontraron con que no tenían coche. Robaron uno –propiedad de un exparlamentario andaluz– y emprendieron la fuga. Escucharon que una patrulla de la Policía Local les pisaba los talones. Quedaron bloqueados en un atasco, con las agentes detrás. Uno de los atracadores ametralló a las policías locales. Posteriormente hubo un tiroteo con la Policía Nacional y se detuvo a dos de los atracadores. Horas después cayeron los otros dos.

Dos años después Giorgio Eduardo Rodríguez fue condenado a 48 años: 36 por el doble asesinato de las dos agentes y el resto por el atraco, el secuestro del vigilante y por el robo del coche del exdiputado. Asimismo, en setiembre de 2001 fue sentenciado a 14 años y medio más por los hechos que rodearon el tiroteo cuando se encontró en el atasco.

En 2006 fue trasladado desde la cárcel salmantina de Topas a la alicantina de Villena. Allí, su conducta fue muy correcta y dijo estar arrepentido. Incluso llegó a dar clases a otros reclusos. En 2009, cuando había cumplido sólo 13 años de la pena, consiguió cuatro permisos, con tobillera. Pero al quinto se fugó. El 20 de junio salió de nuevo con la obligación de regresar a los seis días, pero no lo hizo.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También