Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido por cinco atracos en los que detonaba su pistola

Durante la semana asaltó a tres personas en Sant Pere i Sant Pau y el sábado, dos establecimientos de la ciudad

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
El ladrón bajó por las escaleras de la calle Vapor y fue bloqueado por unos testigos. FOTO: Alba Mariné/DT

El ladrón bajó por las escaleras de la calle Vapor y fue bloqueado por unos testigos. FOTO: Alba Mariné/DT

Un hombre que había sembrado la alarma en Sant Pere i Sant Pau, donde habría atracado a tres personas a punta de pistola –que incluso había disparado– acabó detenido el sábado 18 de enero por la noche  por la Guàrdia Urbana después de haber asaltado dos establecimientos de la ciudad con el mismo sistema. Se comprobó que el arma que llevaba era detonadora. 

El lunes por la noche, dos jóvenes que iban por la calle, delante del Bloc Sant Jordi, fueron abordadas por un individuo armado con una pistola. Sustrajo tabaco y otros efectos. Las víctimas dijeron que se trataba de un joven sudamericano. Tres días más tarde se repitió la misma escena, en este caso en el Bloc Perú. El individuo encañonó a la víctima e incluso efectuó una dotación. Se llevó una móvil, la cartera y una mochila.

Sobre las ocho de la mañana del día siguiente un vecino alertó a la Policía de que había un individuo que estaba atracando a las personas cerca del Institut de Sant Pere i Sant Pau. Cuando acudieron las patrullas, constataron que el hombre había asaltado a un menor. A partir de este momento, las patrullas tenían ya una mínima descripción del sospechoso: un joven sudamericano, de 1,70 metros de altura y que lleva un arma de fuego.

Llegó el fin de semana y volvió a actuar. Pero en este caso puso su punto de mira en el supermercado Spar, situado en el Bloc Colòmbia del mismo barrio. Sobre las cuatro de la tarde del sábado, el joven entró en la tienda e hizo ver que quería comprar. Cuando acudió a caja sacó el arma y exigió el dinero a la cajera. Efectuó un disparo y se llevó el efectivo.

Y a primeras horas de la noche dejó el barrio y bajó a Tarragona. Sobre las ocho entró en un establecimiento de la calle Alguer –cerca de la antigua plaza de toros–. Se acercó al mostrador y se mostró interesado por unas joyas. Pidió al dependiente que se las enseñara. Fue en este momento cuando efectuó un disparo al aire y encañonó al trabajador, poniendo la pistola en la cara. Pero la víctima apartó el arma y el atracador efectuó entonces un segundo disparo. Se marchó corriendo sin llevarse botín.

Una patrulla de la Guàrdia Urbana que se encontraba por la zona fue alertada por diversas personas de que un individuo había entrado a robar en una tienda y había efectuado dos disparos. 

Cuando los agentes entraron en el establecimiento, el asaltante ya se había marchado en dirección a la calle Mallorca. Se facilitó su descripción: llevaba peluca tipo afro, chaqueta blanca y pantalón tejado.

Los agentes visionaron las imágenes del sistema de seguridad, lo que hizo que se aportara una mejor descripción del sospechoso: llevaba zapatillas blancas deportivas, gafas, con acento sudamericano y una bandolera de color negro. Dichos datos fueron facilitados a todas las patrullas. 

Persecución

Unos veinte minutos más tarde, una patrulla de la Guàrdia Urbana que se encontraba en la calle Doctor Zamenhoff vio a un hombre cuyas características coincidían con las del sospechoso. Estaba debajo de un balcón resguardándose de la lluvia, a la altura de las escaleras de la calle Vapor. 

Cuando los agentes pararon el vehículo, el sospechoso intentó disimular haciendo ver que hablaba por teléfono. Pero cuando los guardias se acercaron, el joven se marchó corriendo hacia las escaleras mecánicas y comenzó una persecución. Cuando llegó al cruce de las calles Vapor y Pare Agustí Altisent giró hacia el Passatge Ferrer i Duran.

Allí, dos jóvenes que se percataron de la persecución bloquearon al ladrón, que fue detenido segundos después por los agentes. En su bandolera llevaba la pistola, peluca y munición. Se trata de un ciudadano colombiano de 19 años y vecino de Sant Pere i Sant Pau. Era la primera vez que era detenido ya que lleva poco tiempo en España.

Temas

Comentarios

Lea También