Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido por desvalijar el piso de un vecino en Tarragona

Después de un primer robo, el propietario puso una alarma, que evitó que el ladrón cometiese el segundo, aunque su imagen quedó grabada y resultó clave para su identificación

Àngel Juanpere

Whatsapp
El robo y el intento fueron cometidos en un piso de la calle Prades de Torreforta.  FOTO: Pere Ferré/DT

El robo y el intento fueron cometidos en un piso de la calle Prades de Torreforta. FOTO: Pere Ferré/DT

Un ciudadano marroquí de 28 años fue detenido por los Mossos d’Esquadra por haber robado el mobiliario del piso de su vecino en Torreforta y de haberlo intentado una segunda vez. Entre ambas ocasiones, el dueño instaló una alarma, que evitó la consumación del segundo robo.
El piso asaltado está en la calle Prades de Torreforta. El dueño no reside en dicha vivienda. El pasado 31 de agosto, el propietario comprobó que alguien había cambiado o manipulado la cerradura de la puerta. Un vecino le dijo que lo habían okupado porque pensaba que estaba embargado y era propiedad de un banco.

Durante los dos días siguientes, el dueño pasó por el lugar para comprobar si había alguien. Al no detectar movimiento alguno, contrató a un cerrajero para que abriera la puerta. Cuando finalmente pudo acceder al interior, comprobó que le habían robado objetos varios y también los muebles, como la cama de matrimonio, la mesa del comedor, el sofá, el microondas, etc.

La alarma

Ante estos hechos, el hombre decidió instalar una alarma. Su colocación posiblemente le salvó de un segundo robo. Entre las tres y las cuatro de la madrugada del 5 de septiembre le llamaron desde la central de alarmas para informarle de que alguien había accedido a su domicilio. 
El hombre se dirigió al piso –situado en la tercera planta– y comprobó que le habían forzado la persiana de la ventana de la puerta corredera. No echó en falta nada porque seguramente el ladrón, al saltar la alarma, se marchó rápidamente. 

Gracias a las grabaciones de la cámara de seguridad se observó cómo el ladrón se descolgaba desde el cuarto piso, donde vivía.
El día 13 de este mes, agentes de la Unitat d’Investigació de los Mossos d’Esquadra del Tarragonès acudieron al domicilio del sospechoso. Hicieron fotos de los muebles, que posteriormente la víctima del robo reconoció como suyos. La mayor parte del botín fue devuelto después a su legítimo propietario.

El detenido ya había sido arrestado en una ocasión anterior, en enero del año pasado, por un delito de receptación. A raíz de una pelea en un bar, los agentes lo identificaron. Llevaba en su poder un teléfono móvil que figuraba como sustraído.

Temas

Comentarios

Lea También