Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido por maltratar a su esposa por querer marcharse de casa en El Serrallo

La mujer subió a su vehículo para huir, pero el hombre accedió por la puerta del acompañante para impedírselo

Àngel Juanpere

Whatsapp
Imagen de archivo. Foto: DT

Imagen de archivo. Foto: DT

Nuevo caso de violencia de género, en este caso en el barrio del Serrallo. Ocurrió sobre las tres de la tarde del pasado domingo y el sospechoso es un ciudadano marroquí de 31 años, mientras que la denunciante tiene 29. Ésta aseguró a los agentes de la Guàrdia Urbana que discute habitualmente con su marido porque consume drogas y pasan por problemas económicos. Y el domingo hubo de nuevo una discusión, momento en que ella decidió marcharse de casa con el coche. Ello no sentó nada bien al hombre, que le pegó una bofetada.

Mientras ella bajaba por el ascensor, su marido lo hizo por las escaleras, por lo que llegó primero. Comenzó a deshinchar una de las ruedas. A pesar de ello, la denunciante se subió a él para huir, pero su esposo accedió por la puerta del acompañante y volvió a agredirla, mientras intentaba cogerle las llaves.

Mientras estaban forcejeando, llegó la patrulla de la Guàrdia Urbana. La mujer presentaba heridas en la cara y su esposo arañazos en el cuello. Y dijo que era él quien se quería marchar. Y que las marcas de su esposa no eran de bofetadas sino porque él le había tapado la boca para que no chillase.

Saltarse orden de alejamiento

Por otra parte, agentes del mismo cuerpo detuvieron a un marroquí de 36 años por un delito de quebrantamiento de condena por haberse saltado una orden de alejamiento.

Sobre las nueve de la noche del domingo, una patrulla de tráfico vio varios coches estacionados incorrectamente en la Plaça Imperial Tàrraco. Uno de ellos era un turismo Peugeot 407, que además tenía la ITV caducada desde hacía casi un año, según la pegatina.

Los agentes se acercaron al vehículo y de dentro salió una mujer con una niña de unos cuatro años. Del interior del Supercor salió un hombre, que dijo que era el conductor. Cuando los policías comprobaron la base de datos, observaron que tenía una orden de alejamiento de su esposa. Dentro del coche estaba una hija de poco meses y documentación de la mujer que se había marchado corriendo.

Cuando los guardias recordaron al hombre la orden de alejamiento, cambió de actitud y se mostraba inquieto. Quería irse del lugar y no atendía a las indicaciones de los agentes.

Cuando llegaba al lugar otra dotación policial, lo hizo también la mujer con su hija, que era la mujer de la que tenía la orden de alejamiento. Aseguró que era consciente de la medida dictada por el Juzgado, pero que seguía manteniendo una relación con su marido y sus hijos.

Temas

Comentarios

Lea También