Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido un menor por dos robos violentos en Tarragona

Primero intentó arrebatar el móvil a una mujer, sin lograrlo por la fuerte resistencia de la víctima. Después quiso asaltar a unas jóvenes

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los agentes lo pillaron cuando miraba a un grupo de chicas con la intención de asaltarlas.

Los agentes lo pillaron cuando miraba a un grupo de chicas con la intención de asaltarlas.

Un joven menor de edad que intentó cometer de madrugada dos robos violentos en pleno centro de la ciudad fue detenido por la Guàrdia Urbana, cuando los agentes lo pillaron cuando miraba a un grupo de chicas con la intención de asaltarlas. 

Los hechos se remontan a las 1.40 horas de ayer. Una patrulla se encontraba en la confluencia de las calles Maria Cristina con Estanislau Figueras retirando un coche con la grúa municipal. Se acercó una mujer para informar a los agentes de que había sido, hacía unos minutos, víctima de un robo violento por parte de un magrebí, del que facilitó su descripción y la ropa que llevaba. Manifestó que se le acercó por detrás para arrebatarle el teléfono móvil con fuerza, sin conseguirlo por la resistencia física de ella, además de los gritos que lanzó. El ladrón se marchó corriendo hacia la Rambla Nova. La víctima aseguró que, en caso de cogerlo, presentaría denuncia.

La alerta
Al cabo de pocos minutos, el operario de la grúa informó que el sospechoso acababa de intentar asaltar con violencia a un grupo de chicas que se hallaba en el cruce de la calle Estanislau Figueras con la calle Assalt. Añadió que el individuo había huido al ser descubierto por las víctimas.

La patrulla se desplazó al lugar y vio al sospechoso observando a otro grupo de chicas, presumiblemente también para abordarlas. Se puso nervioso y preparándose para huir. La actuación de los agentes lo evitó ya que le indicaron que se tumbara en el suelo. 

El joven, que no llevaba documentación, fue identificado como de 17 años y natural en Marruecos. Dio versiones contradictorias sobre lo que estaba haciendo. Los agentes se pusieron en contacto con la primera víctima, que finalmente presentó denuncia, por lo que los agentes acabaron deteniendo al sospechoso.

Opuso una fuerte resistencia al arresto, cayendo los agentes al suelo y teniendo que utilizar la fuerza para ponerle las esposas. Uno de los policías resultó herido en el dedo de una de las manos. Cuando se informó al joven que había sido detenido por la denuncia de la primera víctima, la amenazó.

Temas

Comentarios