Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenidos dos jóvenes por saltarse reiteradamente la orden de confinamiento en Tarragona

Ambos mantuvieron una actitud desafiante ante los Mossos y dijeron que ellos siempre paseaban

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los Mossos interceptaron a los jóvenes en la calle Unió.

Los Mossos interceptaron a los jóvenes en la calle Unió.

Dos jóvenes de 19 años acabaron detenidos por los Mossos d’Esquadra por saltarse reiteradamente la orden de confinamiento. No en vano, uno había sido detectado en seis ocasiones y el otro, en ocho. Además, mantuvieron una actitud desafiante con los agentes.

Sobre las doce y media de la tarde de ayer jueves, una patrulla del Grup de Proximitat de la comisaría de Mossos de Tarragona se encontraba de servicio. Al llegar a la altura del número 41 de la calle Unió, los agentes vieron a dos jóvenes, habituales de la zona, que estaban paseando y caminando en sentido a la calle Apodaca.

Identificación

Los policías pararon a los jóvenes, que no llevaban ningún tipo de documentación. Después de identificarlos, les recordaron que no podían caminar porque existía un Real Orden de confinamiento. Ellos constestaron que siempre paseaban, por lo que los agentes procedieron a su identificación.

Al oír por la emisora el nombre de los sospechosos, otra patrulla se desplazó al lugar. Estos agentes señalaron que ambos jóvenes eran multirreincidentes ya que a uno se le habían levantado ocho actas por saltarse el confinamiento y el otro, seis. Los policías les recordaron su desobediencia reiterada. Mientras, los jóvenes mostraron una actitud desafiante.

Ambos acabaron detenidos acusados de un delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad. Uno es vecino de Tarragona y el otro, de Salou.

Antecedentes policiales

El arrestado de Salou ya había sido detenido en cuatro ocasiones por robo con violencia y robo en interior de vehículo. Uno de los hechos lo cometió el último día del año pasado en el Llorito, en donde volvió a actuar el 3 de enero de este año.

El vecino de Tarragona ya había sido arrestado en seis ocasiones anteriores –tanto en Tarragona como en Lleida- por los delitos de robo con violencia e intimidación, búsqueda y abuso sexual a menor de edad.

Una de las detenciones se produjo el 5 de marzo de 2019. Tres jóvenes marroquíes protagonizaron, de madrugada, tres robos violentos para conseguir teléfonos móviles. Finalmente, la Guàrdia Urbana logró detener a dos de ellos agachados entre el matorral del río Francolí. Uno de ellos era el ahora arrestado de nuevo

A las 00.15 horas, una patrulla circulaba por la Via de l’Imperi Romà. Un hombre la paró para informar a los guardias que tres jóvenes marroquíes le habían intentado robar el móvil de la mano después de pedirle un cigarrillo. Y facilitó la descripción de los autores.

Mientras la patrulla estaba identificando a unos sospechosos –finalmente vio que no se parecían a los autores– se acercó un hombre muy nervioso y con el ojo lleno de sangre. Indicó que tres jóvenes marroquíes le acababan de robar, con violencia, su teléfono móvil cuando se encontraba en la calle Major. Los autores se marcharon corriendo por la calle Estanislau Figueras en dirección a la Plaça Imperial Tàrraco.

Cuando la patrulla estaba en dicha plaza se recibió el aviso de que un hombre había sido víctima de los mismos hechos delante de Parc Central, en la avenida Vidal i Barraquer. La Guàrdia Urbana mantuvo la comunicación telefónica con el denunciante porque iba persiguiendo a los autores. Indicó que los ladrones estaban escondidos entre los matorrales de al lado del río.

Varias patrullas de dicho cuerpo policial se desplegaron a lo largo del río, desde el inicio del Parc Fluvial. El testigo indicó a los agentes dónde estaban escondidos los ladrones. Cuando uno fue descubierto intentó salir corriendo, siendo interceptado. A pocos metros de distancia fue localizado el segundo. Uno tenía 18 años y el otro era menor de edad –tiene 17–, que es el ahora detenido.

Por otra parte, a las cuatro de la madrugada del 2 de mayo del año pasado, la Guàrdia Urbana de Tarragona lo detuvo en la Rambla Nova porque sobre él pesaba una orden de detención del Juzgado de Instrucción número 3 de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También