Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Diagnosis para impulsar políticas de ocupación por distritos en Tarragona

Rebajar el IBI a los nuevos empresarios o incentivar el alquiler de locales vacíos son algunas de las medidas que proponen los vecinos de cara a reactivar la ciudad

NÚRIA RIU

Whatsapp
Los planes de ocupación se han dirigido a colectivos específicos como los jóvenes. FOTO: DT

Los planes de ocupación se han dirigido a colectivos específicos como los jóvenes. FOTO: DT

El Ayuntamiento de Tarragona impulsará un proyecto para mejorar la ocupación y activar la economía de la ciudad. La propuesta surge desde Tarragona Impulsa, que ha sacado adelante un contrato para hacer una diagnosis concreta de las zonas urbanas que acabarán formando parte de la propuesta de distritos en la que está trabajando el Consistorio.

El proceso consistirá en un análisis de la situación socioeconómica de la ciudad en la que se tendrá en cuenta el perfil demográfico, el tejido comercial, el tipo de empresas de cada zona y la ocupación, entre otros elementos. Según ha explicado el equipo de Gobierno, a partir de ahí quiere trazarse un conjunto de acciones específicas acorde con la radiografía. Hasta el momento, las programas de ocupación que se han puesto en marcha desde Tarragona Impulsa han sido más globales, a partir de necesidades concretas que se han detectado en colectivos como los jóvenes o los parados de más de 45 años. Tan solo existen datos sobre los barrios en el caso de Campclar y la Part Alta, cuando hicieron estudios específicos en el marco de los planes integrales.

Ahora, el objetivo es conocer una radiografía de toda la ciudad, y que a partir de estos datos establecerse unas líneas de trabajo estratégicas y «un modelo de gobernanza que facilite el desarrollo y seguimiento del plan de desarrollo local de proximidad».

Algunos de los elementos que se tendrán en cuenta son el padrón, la ocupación y la vivienda. También se llevarán a cabo entrevistas exploratorias y sesiones con agentes socioeconómicos de los barrios para trabajar en una diagnosis con los puntos fuertes y las debilidades, así como para identificar los recursos de los que dispone cada zona.

El presupuesto para llevar a cabo la propuesta es de unos 40.000 euros (IVA incluido). El calendario que se ha marcado es que el estudio esté acabado en junio del año que viene, para poder a empezar a concretar las acciones que se llevarán a cabo.

Según los datos por municipios del Observatori del Treball de la Generalitat, la ciudad de Tarragona registraba el pasado mes de septiembre la cifra de 7.194 personas en situación de desempleo, lo que representa una tasa del 10,83%. Aunque supone una reducción de 211 personas respecto al año pasado, las alarmas de una nueva recesión se han activado. La situación preocupa especialmente en algunas zonas de la ciudad. «Para mucha gente la crisis no ha pasado», argumenta Alfonso López, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona (FAVT).

López considera que deberían diseñarse políticas dirigidas a los jóvenes que quieran abrir un negocio. «Ahora hay tantos problemas que es imposible conseguirlo», defiende. Uno de los problemas es la burocracia. «El propio Ayuntamiento a veces genera tantos problemas que es imposible conseguirlo y lo que pasa es que hay un vacío interno, que hace que cualquier iniciativa quede frenada».

Por su parte, la Federació d’Assocacions de Veïns Segle XXII está ultimando una propuesta con medidas económicas que va a presentar al nuevo Ayuntamiento. Incluye medidas una rebaja del IBI para los nuevos empresarios, intentar que los locales comerciales vacíos sean accesibles a precios más económicos e incentivos para que las empresas contraten a nuevo personal, sobre todo a jóvenes. «El centro está muy mal y la precariedad está ahí. Las asociaciones de vecinos podemos ayudar por ejemplo recogiendo currículums y facilitando este proceso», decía Jacinto Moreno.

Gemma Fuster, presidenta de la Federació d’Associació de Veïns de Llevant, defiende que una de las medidas que podría impulsarse desde el Ayuntamiento es «facilitar la autoocupación, habilitando espacios que están vacíos como la Ciutat Residencial o Tabacalera para que pueda haber oficinas de coworking».

Temas

Comentarios

Lea También