Dídac Nadal se enroca

Ni PDeCAT ni Puigdemont El líder de Junts per Tarragona se da de baja del Partit Demòcrata, pero no militará en la formación del 130è President

Octavi Saumell

Whatsapp
Dídac Nadal, a la izquierda, comunicó ayer su baja al comité local del PDeCAT. FOTO: PERE FERRÉ

Dídac Nadal, a la izquierda, comunicó ayer su baja al comité local del PDeCAT. FOTO: PERE FERRÉ

Dídac Nadal ejemplarizó ayer a la perfección la desorientación que sufre el votante del antiguo espacio convergente, dividido en los últimos días por la batalla que mantienen PDeCAT y Junts per Catalunya, y que todo parece indicar que acabará en un divorcio poco amistoso, con tribunales y un inesperado enfrentamiento directo en las urnas de por medio.

Después de semanas y meses esperando un acuerdo de última hora, finalmente el líder de Junts per Tarragona ha decidido mover ficha. Y lo hace a lo Nadal o, lo que es lo mismo, de la manera menos previsible posible: se da de baja del Partit Demòcrata, pero no militará en la nueva formación de Carles Puigdemont. Así lo comunicó ayer tanto al comité local del partido como a los militantes. «Sé que es un suicidio político», ironizó.

De hecho, Nadal siempre ha reconocido que «no soy un hombre de partido». Y ahora vuelve a demostrarlo en su máxima expresión, guardando equidistancia entre las dos formaciones. «No queremos renunciar a la idea de que lleguen a un acuerdo. Todos son nuestra gente y no escojo entre ellos. Son personas con las que trabajamos día a día y con las que tenemos una inmensa complicidad», afirmó ayer Dídac, quien enfatizó que «la historia nos dice que todo eso ya pasó, y no quiero participar en lo que podría suponer caer en errores del pasado, con la fragmentación del soberanismo. Y, convencido de que no voy a tirar la toalla y que esperaré a que llegue a un acuerdo lo antes posible, paso a ser independiente. Tengo muy claro que el objetivo colectivo siempre debe pasar por encima del hecho personal», afirmó.

Un 10% de bajas

De esta forma –lejos de posicionarse– Nadal opta por enrocarse, mostrándose crítico «tanto por el hecho de que el PDeCAT haya llevo a Junts ante la justicia como por la decisión del President Torra de cesar a la consellera Àngels Chacón». Pese a ello, deja claro que no cambiará el nombre del grupo municipal en el Ayuntamiento de Tarragona. «Nuestra razón de ser es Tarragona y su gente. Desde el primer momento hemos superado lógicas de partido para priorizar la ciudad», recalcó.

Se da la circunstancia, sin embargo, de que desde ahora los tres concejales de la candidatura de Junts per Tarragona serán independientes. Así se presentó Elvira Vidal como número 3, mientras que Cristina Guzman –la 2– se dio de baja del partido hace meses, lo mismo que hizo la pasada semana Dídac Nadal. Además, si hubiera algún cambio, el número ‘4’ de la candidatura es el Secretari Primer de la Mesa del Parlament, Eusebi Campdepadrós, quien sí que forma parte de Junts per Catalunya.

En global, según hizo público ayer el presidente local –Oriol Vázquez– a lo largo de los últimos días se ha dado de baja un 10% de la militancia del Partit Demòcrata en la ciudad, lo que se traduce «en unas 20 ó 25 personas». De ellas, dos forman parte del comité local, mientras que también han abandonado la formación exrepresentantes políticos como los exediles Jordi Sendra o Quim Amorós.

Vázquez, que de momento se mantiene en el PDeCAT, se mostró muy crítico con la situación. De hecho, alzó la voz contra su propia formación. «La falta de acuerdo no solo ha puesto a los asociados del PDeCAT en una situación muy comprometida, obligándoles a escoger entre dos formaciones que persiguen objetivos comunes, sino que estos objetivos que todos queremos alcanzar pueden verse perjudicados: la independencia y la República Catalana», afirmó. Las dudas y la incertidumbre se apoderan de la exCDC.

Temas

Comentarios

Lea También