Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Qué pasa con la gran sede judicial de Tarragona?

Barcelona, Girona y Lleida, así como Reus y Tortosa, han levantado amplios y modernos complejos judiciales durante los últimos años

DANEL ARZAMENDI

Whatsapp
Modernos complejos judiciales de Barcelona, Girona, Lleida y Reus. FOTO: DT

Modernos complejos judiciales de Barcelona, Girona, Lleida y Reus. FOTO: DT

Mientras Tarragona soporta una multiplicidad de tribunales desperdigados por la ciudad, el resto de capitales catalanas disfrutan de sus flamantes ciudades judiciales desde hace tiempo.

El ejemplo más significativo de estos nuevos equipamientos lo encontramos en Hospitalet de Llobregat. Allí se construyó hace una década el macrocoplejo judicial barcelonés, diseñado por los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez, ocupando una superficie total de casi un cuarto de millón de metros cuadrados. A nivel provincial, el único órgano judicial que no se ha traslado al nuevo emplazamiento es la Audiencia, que continúa en su monumental sede del paseo Lluís Companys. Concretamente, la Ciutat de la Justícia de Barcelona en Hospitalet alberga los juzgados de primera instancia, mercantiles, de instrucción, de lo penal, de vigilancia penitenciaria, de violencia sobre la mujer y de menores, el Decanato y la Fiscalía Provincial, el Instituto de Medicina Legal de Catalunya, la oficina de atención a la víctima, los servicios de mediación y asesoramiento técnico, de asesoramiento técnico en el ámbito de la familia, de asesoramiento técnico penal de adultos y de mediación familiar.

Poco después de concluirse este complejo, Girona tomó el relevo con su nuevo Palau de Justicia, una moderno edificio de hormigón, vidrio y aluminio, concebido por el despacho de arquitectos Bosch-Tarrús. En este equipamiento, finalizado el año 2012, trabajan más de doscientos funcionarios de justicia y acoge la Audiencia Provincial, diversos servicios del Departamento de Justicia de la Generalitat, la fiscalía y los juzgados de menores, los sociales, los juzgados rápidos y los contenciosos administrativos, el Instituto de Medicina Legal y la oficina de atención a la víctima.

En 2014 también se inauguró la ampliación del nuevo Palau de Justicia de Lleida, en El Canyeret, próximo a la Seu Vella. Se trata de un gran edificio blanco de aspecto «nórdico, frío, educado y repetitivo», tal y como destacan los responsables del despacho de arquitectos B01, autores del proyecto. En el interior de sus formas redondeadas alberga de forma unificada los principales órganos y servicios judiciales de la demarcación, como sucede en todas las grandes sedes judiciales catalanas menos en Tarragona.

La Generalitat no sólo ha dotado de grandes infraestructuras judiciales a las demás capitales del país. También otras poblaciones de nuestra provincia disponen de modernos edificios que albergan unificadamente estos servicios. Es el caso de Reus (en la avenida de Marià Fortuny) y de Tortosa (que este año duplicará los metros cuadrados disponibles con un nuevo edificio en la Plaça dels Estudis).

Temas

Comentarios

Lea También