Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dormir bien por poco

Más de 1.300 huéspedes pasaron en 2015 por Tarragona Hostel, el primer albergue juvenil de la ciudad

Núria Pérez

Whatsapp
Albert Sas, en el centro, junto a los otros dos impulsores del ´hostel´, Daniel y Alex López. Foto: lluís milián

Albert Sas, en el centro, junto a los otros dos impulsores del ´hostel´, Daniel y Alex López. Foto: lluís milián

Literas en las habitaciones, comida en el frigorífico de la cocina común, folletos y mapas de la ciudad en la sala de estar: Tarragona Hostel es un clásico alojamiento low cost como los que se pueden encontrar en Barcelona, Londres o Estambul. Solo hay 23 camas distribuidas en tres habitaciones compartidas y una privada, además de una cocina y sala de estar comunitaria y un patio muy valorado sobre todo en verano.

Sus impulsores son Albert Sas y los hermanos Daniel y Alex López, que salvo en algún viaje con sus padres, siempre se han alojado en los albergues de nueva generación. Los tres jóvenes fueron reconocidos el año pasado por la Diputació de Tarragona con el premio Emprèn Jove y el próximo junio cumplirán dos años al frente de Tarragona Hostel.

Se trata de un tipo de negocio casi inexistente en Tarragona ciudad, que el año pasado facturó 40.000 euros y por el que pasaron más de 1.300 huéspedes, más mujeres que hombres (un 55%), en su mayoría de España (337), Francia (163), Alemania (158) e Italia (114) aunque también alojaron a 85 estadounidenses, 65 australianos, 63 canadienses, 39 argentinos, 29 chinos, 16 neozelandeses y 13 coreanos sobre todo de edades comprendidas entre los 19 y los 30 años.

Como otros agentes del sector, Tarragona Hostel presenta una estacionalidad muy marcada en los meses de verano, con una ocupación del 94% en julio y del 88% en agosto del año pasado. Pero son optimistas respecto al resto del año. Los pasados meses de diciembre y enero tuvieron una ocupación superior a la de finales de 2014 y principios de 2015, comparable a la de mayo del año pasado y hace dos semanas (antes del Carnaval), sin haber grandes acontecimientos en la ciudad (otro de las razones de más reservas, como el Concurs de Castells o el PintorRock), estaban al 50%.

Su éxito tiene otro indicador. Desde que abrieron en un piso de alquiler de la calle Unió de Tarragona, muy cerca de la Rambla y de la estación de tren, tras una inversión inicial de 30.000 euros, no han tenido que poner más dinero de su bolsillo. Por eso, no descartan impulsar otro hostel. Están madurando si en la provincia o fuera.

Según ellos, los albergues ya no solo son una opción «económica» para viajar. «Te apuntas por el precio pero te quedas por el servicio», aseguran estos jóvenes emprendedores que añaden que no son una manera de vivir pero sí reflejo de una forma de vida, sobre todo en usuarios de países extranjeros donde hay mucha más cultura de hostel.

Sus precios van desde los 12 euros por persona y noche de media en habitación compartida a los 35 para un máximo de tres personas en la privada.

Tarragona Hostel tiene varios canales de reserva. Hostelworld y Booking representan un 28% y un 22% del total aunque el grueso, el 44% son de huéspedes que contactan directamente con el establecimiento.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También