Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos asaltos en TGN y Valls que acabaron con la vida de las víctimas

En la capital la víctima tenía 89 años y el ladrón –que ya ha sido condenado– se llevó un billete de diez euros

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos de Tarragona ocurrieron en la calle Reding, donde vivía la víctima. Foto: Pere Ferré/DT

Los hechos de Tarragona ocurrieron en la calle Reding, donde vivía la víctima. Foto: Pere Ferré/DT

Un hombre de 89 años perdió la vida el 2 de octubre de 2013 a consecuencia de las graves heridas sufridas cuando fue asaltado a la puerta del ascensor de su bloque, situado en la calle Reding de Tarragona. El ladrón lo zarandeó, lo tiró al suelo violentamente e incluso le desgarró el pantalón para apoderarse de todo lo que llevase. El botín: un billete de diez euros. La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona condenó al delincuente a un total de seis años de prisión: tres años y medio por el robo con violencia y dos años y medio por lesiones u homicidio imprudente. Inicialmente, el procesado se enfrentaba a 19 años de prisión: cinco por el robo violento y catorce por el homicidio.

Sobre las siete y media del 16 de septiembre de 2013, el acusado se dirigió a la calle Reding, donde se hallaba paseando confiadamente Antonio Escobar, de 89 años. Este octogenario, que se dirigía a su domicilio, abrió la puerta de su portal, momento en que se introdujo también el condenado. 

En el ascensor

Ambos llegaron hasta el ascensor, al que entró la víctima. En este momento el acusado se abalanzó sobre el anciano, le agarró fuertemente para sacarlo del ascensor, zarandeándolo y tirándolo al suelo violentamente, provocando que el sr. Escobar se golpeara fuertemente, desgarrándole el pantalón para apoderarse de cualquier objeto de valor que portara. Consiguió finalmente diez euros que se hallaban en el monedero.

Como consecuencia de la agresión, la víctima fue llevada al hospital. En un primer momento se le apreciaron varias lesiones: erosión superficial en la cabeza, hematoma en la cadera y antebrazo, para lo que le prescribieron tratamiento. Al cabo de dos días, la víctima tenía molestias generalizadas, por lo que acudió de nuevo a Urgencias. Y finalmente falleció el 2 de octubre.

En el Alt Camp los autores fueron tres menores, uno de ellos inimputable al tener 13 años

Tras recibir el aviso del robo, una patrulla de la Guàrdia Urbana de Tarragona decidió dar una vuelta por los alrededores de la estación de Renfe. Cuando los agentes se hallaban en el andén vieron a una persona cuyas características coincidían con las del agresor. El sospechoso aseguró que estaba de paso en la ciudad de Tarragona, a la que llegó en tren desde Barcelona, y quería continuar su ruta hasta Reus.

También en Valls

Un caso parecido, también con el resultado de una víctima mortal, la tarde del 18 de junio de 2012. Dos jóvenes –que cuando ocurrieron los hechos tenían 14 y 15 años–, junto con otro de 13 años  –el cual es inimputable–, siguieron los movimientos de la víctima, que iba acompañada de otras dos personas. Cuando la mujer se quedó sola, alrededor de las ocho y media de la tarde, en la calle Progrés de Valls, el menor de 13 años le propinó un fuerte empujón y le tiró la bolsa, mientras los acusados permanecían a su lado, rodeando la víctima e impidiendo su auxilio y defensa, reforzando así la acción del autor de la agresión. A consecuencia de la fuerte empuje, la víctima cayó al suelo y se golpeó la cabeza contra el asfalto. Sufrió lesiones tan graves que le provocaron la muerte horas después, a las 18.55 horas del día siguiente, en el Hospital Joan XXXII de Tarragona, a donde fue evacuada después del robo.

Una vez ejecutada la acción por los tres menores, y en advertir de la presencia de una testigo que acudió a socorrer a la víctima, se fueron del lugar. Se repartieron los objetos sustraídos y se deshicieron de la bolsa. Los dos hermanos fueron condenados por el Juzgado de Menores de Tarragona a dos años y medio de internamiento en régimen semiabierto –en que los últimos seis meses son de libertad vigilada– por un delito de robo con violencia y otro de homicidio imprudente. 

Temas

Comentarios

Lea También