Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos clanes familiares copan el robo de ropa usada en contenedores de Tarragona

La cooperativa Roba Amiga está cambiando los sistemas de los candados para impedir su apertura

Àngel Juanpere

Whatsapp
En los últimos meses se ha incrementado el número de kilos de ropa recogidos por la cooperativa. Foto: Pere Ferré

En los últimos meses se ha incrementado el número de kilos de ropa recogidos por la cooperativa. Foto: Pere Ferré

Los continuos robos que sufren los contenedores de ropa principalmente de los barrios de Sant Pere i Sant Pau y Sant Salvador –y en menor medida algunos del centro de la ciudad– son obra de dos familias que viven en Sant Pere i Sant Pau, que se dedican a esta práctica delictiva en toda Catalunya. Así lo aseguran fuentes de la Guàrdia Urbana, que están llevando una campaña de control de estos ciudadanos, cuyos trapicheos con las furgonetas que aparcan debajo de sus bloques provocan las quejas vecinales y mucha inseguridad.

Paralelamente, la cooperativa propietaria de estos contenedores, Formació i Treball, está cambiando los sistemas de candados para ponérselo más difícil a los delincuentes.

La Guàrdia Urbana tiene identificadas a un total de 50 personas –donde se incluyen a menores de edad, aunque no hay constancia de que los utilicen para sus actos delictivos– pertenecientes a estas dos familias problemáticas. Parte de su ajetreo de trasvase de mercancía lo realizan en la Plaça de Catalunya de Sant Pere i Sant Pau, ante las quejas de los vecinos de la zona ya que consideran que crean un clima de inseguridad ciudadana y molestias de ruidos, además de efectuar un mal uso del mobiliario urbano.

Control policial

Dicho cuerpo policial intenta controlar los vehículos y ha realizado diversas actuaciones: «Tenemos montado un dispositivo especial para minimizar la problemática y resolverla. Y seguiremos en esta línea», comenta al Diari un mando policial.

Cuando comenzaron a actuar en los contenedores de ropa, los miembros más pequeños –en volumen– de la familia se introducían en los recipientes para extraer la ropa. Al cambiar el sistema para impedir que alguien pudiera penetrar en el interior –alguna vez se dio el caso de que no podían salir–, modificaron su modus operandi. Incluso cambiaban los candados y de esta manera no tenían que romper nada para acceder al interior. Cuando eran detenidos, los agentes les encontraban las llaves que, tras algunas comprobaciones, correspondían a las cerraduras de los contenedores. Ahora, la cooperativa propietaria de los contenedores ha vuelto a mejorar el sistema de seguridad.

En Tarragona ciudad actualmente hay unos 48 contenedores de Roba Amiga. La gran mayoría ya cuentan con el nuevo sistema de candado que impide el uso de palanca y el duplicado de llaves. Los contenedores se empezaron a cambiar entre abril y mayo de este año. Desde entonces ya se han podido detectar los primeros indicios de mejora, según Formació i Treball.

Aunque es todavía pronto para poder extraer conclusiones definitivas, asegura la cooperativa, sí que la primera valoración que hacen los chóferes que realizan la recogida es que se ha incrementado el número de kilos recogidos. Este aumento es consecuencia de los buenos resultados que

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También