Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos familias se quedan encerradas de madrugada en el Parc de les Granotes en Tarragona

El personal del bar-restaurante se marchó y bloqueó el ascensor sin percatarse de la presencia de turistas en dicho espacio
Whatsapp
Cinco de los seis miembros de las dos familias que se quedaron atrapadas en el parque. Foto: DT

Cinco de los seis miembros de las dos familias que se quedaron atrapadas en el parque. Foto: DT

Al final todo quedó en una anécdota, pero pasaron por momentos de incertidumbre. Dos familias se quedaron encerradas, la madrugada del domingo, en el Parc de les Granotes, después de que el vigilante cerrara las puertas y el personal del bar bloqueara el ascensor de salida. Tras alertar a la Guàrdia Urbana, el vigilante acudió al lugar y liberó a las personas que se encontraban retenidas en contra de su voluntad.

Dos familias amigas –una de Castelldefels y la otra de Martorell– acudieron a Tarragona a pasar el sábado. Después de cenar en la Part Alta, sobre las once y media «vimos a dos personas tomando algo en el parque y fuimos al ascensor para bajar», aseguraba al Diari Miquel, uno de los afectados –que iba acompañado por su esposa y su hijo de tres años–.

Poco antes de la una de la madrugada quisieron volver a subir por el ascensor, pero no pudieron. Ante ello, a las 00,52 horas llamaron a la Guàrdia Urbana. «El agente que estaba al teléfono nos tranquilizó, nos dijo que vendrían lo antes posible. Nos atendió muy bien».

Mientras esperaban el rescate, pasó incluso una patrulla de la Guàrdia Urbana, «pero no nos vio porque estábamos en otra zona», dice Miquel. Finalmente, a la 1.30 horas llegó el vigilante de seguridad que se encarga de cerrar los tres parques de Tarragona: «Nos pidió disculpas y nos dijo que tenían que ser los camareros quienes controlaran que no quedara nadie». Durante el tiempo de espera comenta que los niños lloraron un poco, «los montamos en los columpios para que se tranquilizaran. Tenían sed, pero no llevábamos ni agua».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También