Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos hombres se enfrentan a 8 años de cárcel por apuñalar a otro en Tarragona

Uno de los procesados esgrimió cuchillos atados con alambres en las manos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de archivo de un detenido por los Mossos. DT

Imagen de archivo de un detenido por los Mossos. DT

Dos hombres se enfrentan a ocho años de cárcel por apuñalar a otro en Tarragona. Los hechos se remontan a la madrugada del 21 de diciembre del 2012 cuando los dos acusados, Rafael G.A. y Manuel M.L., acudieron al portal de un domicilio de la Part Alta y comenzaron a llamar a la víctima, Salah E.S., para que bajara a la calle.

Según el escrito del fiscal, el hombre lo terminó haciendo y vio que Rafael G.A. llevaba "dos cuchillos atados con alambres en cada una de sus manos y los esgrimía contra él con un tono amenazante".

Al mismo tiempo, el otro acusado le decía que lo matara y que el pinchara. Posteriormente, el hombre que llevaba los cuchillos asestó varias puñaladas a la víctima, que pasó siete días ingresada en el hospital recuperándose de las heridas.

Según el relato del ministerio fiscal, Salah E.S. se encontraba en un domicilio de la calle Talavera, que era propiedad de un amigo suyo. Con ellos también estaba la pareja de la víctima, Jimena B.T. -en situación irregular en el estado español- y la hermana de ésta, Jissel B.T., declarada en rebeldía en este procedimiento judicial.

Sobre la una y media de la madrugada, Rafael G.A. y Manuel M.L., este último hasta hacía poco pareja de Jissel B.T., se acercaron hasta el portal del edificio desde donde empezaron a llamar y pedir a Salah E.S. que bajara a la calle. En su lugar, quien bajó fue Jimena B.T., la cual comenzó a discutir con los dos hombres.

Después, bajó a la calle Salah E.S., momento en el que vio que Rafael G.A. llevaba dos cuchillos relacionados con alambres en cada mano y los esgrimía hacia él con un tono amenazante mientras Manuel M.L. le decía "mátalo, mátalo" y "pinchalo, pinchalo", al tiempo que la empujaba.

En ese momento, el hombre que iba armado propinó a la víctima una primera puñalada que impactó a su lado, "con claro conocimiento que le podría haber afectado órganos vitales y de sus consecuencias lesivas, pudiendo llegar a producirle la muerto ", según el fiscal.

Para contrarrestar el ataque, el amigo de la víctima le tiró un palo de escoba desde la ventana para que se pudiera defender. Mientras la víctima intentaba mantener alejado al acusado que esgrimía los cuchillos, el otro le pegaba y le empujaba por detrás. Esto provocó que se distrajera y se girara, lo que permitió que el agresor le propina más cuchilladas.

Finalmente, los dos individuos se marcharon y la víctima fue atendida por las dos mujeres. Como consecuencia de la agresión, el hombre pasó siete días ingresado en el hospital y no se curó de las lesiones hasta después de cuatro meses. Además, le ha quedado una cicatriz de 16,5 cm en el pecho y tres cicatrices más en el tórax.

Por su parte, uno de los acusados, Rafael GA, sufrió arañazos en la cara, el cuello y el antebrazo por parte de una de las mujeres, así como lesiones compatibles con una contusión con el mango de un utensilio por parte de la víctima. La fiscalía, sin embargo, solicita su absolución por estas dos faltas de lesiones y sólo pide que indemnicen al acusado con 210 y 420 euros, respectivamente, por las lesiones.

A los dos acusados, el Ministerio Fiscal les atribuye un delito de homicidio en grado de tentativa por el que solicita una pena de ocho años de prisión y una indemnización de más de 8.100 euros. El juicio -que hace un año quedó ajornat- está previsto que se celebre el miércoles por la Sección Segunda de la Audiencia de Tarragona.

Temas

  • tarragona
  • sucesos

Comentarios

Lea También