Más de Tarragona

EMT y Aparcaments municipals aprobarán su fusión el día 30

CrónicaPleno extraordinario La Empresa Municipal de Transports y la AMT culminan la primera unión de firmas públicas del Ayuntamiento

Octavi Saumell

Whatsapp
Un bus municipal, ayer, pasando por delante del parking municipal de la Avinguda Catalunya. FOTO: PERE FERRÉ

Un bus municipal, ayer, pasando por delante del parking municipal de la Avinguda Catalunya. FOTO: PERE FERRÉ

El nuevo gobierno municipal de Tarragona –formado desde la pasada semana por ERC, Junts, CUP y el concejal No Adscrito Hermán Pinedo– afronta la próxima semana su segunda prueba de fuego. Después de que el pasado viernes el gabinete liderado por Pau Ricomà (ERC) no pudiera impulsar su gran promesa electoral –los Consells de Districte, que han quedado paralizados sine die– el miércoles día 30 vuelve a tener otro importante examen: ratificar la primera fusión de compañías públicas, como es la absorción de Aparcaments Municipals (AMT) por parte de la Empresa Municipal de Transports (EMT). 

Se trata de un proceso que se inició en noviembre de 2019 y que no ha estado exento de problemas, después de que la operación se viera afectada por la paralización ocasionada por la pandemia de la Covid, así como por el hacker que –a principios de 2020– provocó la pérdida de toda la contabilidad de la firma que gestiona la mayoría de parkings soterrados públicos.

Finalmente, después de 19 meses de trámites, la documentación llega al fin el próximo miércoles a la Junta General de las dos firmas: el Saló de Plens. La unión debe servir para unificar las dos firmas que gestionan la movilidad de la ciudad. Así, mientras que la EMT se ocupa del transporte público –con el autobús municipal–, Aparcaments tiene los siete parkings cerrados –Saavedra, Torroja, Avinguda Catalunya, Joan XXIII, Rambla Lluís Companys, Imperial Tarraco y Francesc Bastos–, además de las plazas de estacionamiento regulado en la vía pública, con las zonas azules, verdes y naranjas, generando en total un volumen de negocio de 5,6 millones de euros hasta la pandemia.

Durante 2021, el Consistorio tiene previsto aportar 10,6 millones de euros a la EMT, en unas cuentas en las que ya no se prevé transferir nada a Aparcaments. Asimismo, en el acuerdo entre los 13 ediles que forman el ejecutivo en minoría se prevé, en el punto 5.6, que se planteará «una posible reestructuración gerencial para disminuir costes en la fusión entre EMT y AMT».

No habrá despidos
En la propuesta de acuerdo que se votará el próximo día 30, y que hoy pasará por la comisión informativa de Serveis Centrals, se detalla que el consejo de Aparcaments se eliminará y que se mantendrá el de la EMT. El presidente de la Empresa Municipal de Transports (EMT) y segundo teniente de alcalde, Jordi Fortuny (ERC), afirma que la unión no comportará «ninguna disminución en la plantilla», se muestra convencido de que «nos permitirá tener mayor estructura financiera y ganar en eficiencia», y cree que «no habrá problemas para tirarlo hacia adelante» porque «llevamos casi dos años con este proceso y siempre ha habido consenso».

La previsión es que ambas compañías cien por cien municipales empiecen a funcionar como solo una «a finales de julio». Pese a ello, la votación llega en el momento más tenso del mandato entre gobierno y oposición –con la marcha de Carla Aguilar (ECP), el mantenimiento en el gobierno de Hermán Pinedo y la incorporación de Junts y CUP– por lo que ahora ya nadie descarta nada.    

Temas

Comentarios

Lea También