Más de Tarragona

ERC a los Comuns: «O caixa o faixa» en Tarragona

«En tiempo de descuento» Esquerra comunica a ECP que debe dejar «ya» el área de Habitatge por la entrada de la CUP al gobierno

Octavi Saumell

Whatsapp
Nadal (Junts), Fortuny (ERC), Aguilar (ECP) y Miguel (CUP), en una imagen de archivo. Foto: Pere Ferré

Nadal (Junts), Fortuny (ERC), Aguilar (ECP) y Miguel (CUP), en una imagen de archivo. Foto: Pere Ferré

Esquerra Republicana ya ha escogido socio prioritario para la segunda parte del mandato municipal: la CUP. Después de meses de negociaciones, los contactos a tres bandas para ampliar el gobierno municipal de la Plaça de la Font «ya están en tiempo de descuento», según se indica desde la formación independentista, que el pasado viernes comunicó a los Comuns que deben dejar «ya» el área de Habitatge para facilitar la entrada de las anticapitalistas al ejecutivo tarraconense.

Así se prevé en el pacto que ERC cerró con las dos ediles cupaires hace semanas, y que contempla que Eva Miguel asuma Habitatge y Medi Ambient –ahora de ERC–, mientras que la previsión es que Inés Solé gestione Cultura –ahora de Esquerra– y Joventut y Cooperació, de los Comuns. «Debemos ser generosos y mirar qué puede hacer cada uno y qué sabe hacer mejor», recalcan las fuentes consultadas, las cuales añaden que «se han buscado responsabilidades que tengan peso específico, así como otras que permitan lucir alguna medalla».

ECP no quiere ceder nada

En ERC no han gustado nada las dos últimas asambleas que ha realizado su socio con los militantes. Sobre la primera, en la que se decidió vetar la entrada de Junts per Tarragona, desde Esquerra se considera que «debe jugarse de una manera más inteligente con un partido que ha sido un socio muy leal desde el inicio del mandato». Asimismo, en la calle Reial también ha salpicado el hecho de que los Comuns decidieran hace 15 días dar un golpe sobre la mesa y apostar por no ceder ninguna concejalía ante el inminente pacto con las cupaires.

«Hace más de un mes les planteamos el acuerdo y les dimos una semana para que lo aceptaran. En esta dilatación de los tempos ya llueve sobre mojado» se lamenta desde ERC, recordando las primeras negociaciones de 2019 para reforzar el ejecutivo así como las más recientes justo antes de las Elecciones Autonómicas del pasado 14 de febrero, que al final se quedaron en nada «porque ECP dio un giro de 180 grados por la fulminante intervención de la dirección nacional», se lamenta desde Esquerra. Por esto, fuentes conocedoras de las conversaciones entre los dos socios aseguran que –en el encuentro de hace 72 horas– Esquerra alzó la voz, tensó la cuerda y se mostró «muy contundente» con la coalición progresista sobre la estructura que debe tener el nuevo gabinete: «O caixa o faixa» se indicó desde ERC a la coalición liderada por Carla Aguilar-Cunill para que acepte ceder, sobre todo, el área de Habitatge, que es la gran prioridad de la CUP para formar parte del equipo de dirección de la Plaça de la Font.

Desde Esquerra, de hecho, se reivindica que el principal partido del gobierno «ya ha tenido una paciencia infinita» con su socio de los dos últimos años. Por ello, ahora ERC ha decidido «ejercer el liderazgo» que les «corresponde» por «tener el triple de voto popular» que sus socios. En esta línea se expresaba precisamente ayer en una entrevista con este periódico el alcalde Ricomà, quien afirmó que «en los grandes retos del mandato ha sido Esquerra la que se ha tirado el gobierno a la espalda», a la vez que añadía que «cuando todo esto haya pasado habrá otra campaña electoral y se podrá explicar hasta qué punto cada uno ha contribuido a tirar hacia adelante la ciudad. Ya habrá tiempo para ello».

Estas palabras no gustaron nada a En Comú Podem, que lamentan que «se nos considere una mera comparsa». De hecho, la comisión negociadora, las coordinadoras locales y las direcciones nacionales de Comuns y Podem tienen previsto analizar «en breve» la situación, para decidir si se aceptan las condiciones que pone ERC para que Carla Aguilar y Hermán Pinedo se mantengan en el equipo de Ricomà. ECP abordará en pocos días –u horas– la posibilidad de ceder el área de Habitatge o, por el contrario, romper las conversaciones y pasar a la oposición hasta final de mandato. El veredicto final está cada vez más cerca, ahora con más sombras que luces.

Temas

Comentarios

Lea También