Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

ERC abre las negociaciones en Cambrils

Quedan fuera históricos como el exalcalde Robert Benaiges o Xavier Martí (PLIC)
Whatsapp
La ciudadanía habló en las urnas y cambió por completo el escenario político de Cambrils. Foto: Pere Ferré

La ciudadanía habló en las urnas y cambió por completo el escenario político de Cambrils. Foto: Pere Ferré

La gobernabilidad del Ayuntamiento de Cambrils se decidirá en los próximos días. Todos los escenarios están abiertos. Y el futuro pasa por ERC- Avancem, que se ha erigido como la fuerza más votada y ha puesto en manos de Camí Mendoza y su equipo la llave del gobierno de Cambrils. Ayer era día de resaca. Tocaba reflexionar. Analizar los detalles de la jornada electoral. Y coger el teléfono para empezar a tantear a los posibles socios. La líder republicana quiere ser prudente. Ya ha iniciado los primeros contactos. Ayer aseguró que todos los escenarios están abiertos. ERC- Avancem quiere valorar todas las posibilidades, pero también muestra una clara voluntad de asumir la confianza que le ha otorgado la ciudadanía y liderar el nuevo gobierno de Cambrils. Pero para crear un gobierno estable harán falta, al menos, dos socios más, así que las reuniones de estos días serán clave.

Muchos apuntan al Nou Moviment Ciutadà (NMC) como un aliado fuerte para los republicanos. El candidato del partido municipalista, Oliver Klein, estaría dispuesto a sumarse al nuevo proyecto de ciudad. Ayer empezó con las reuniones y mostró su voluntad de sellar acuerdos para poder llevar a cabo sus propuestas. «Primero escucharé a los demás. Luego transmitiré el mensaje a mis compañeros de partido y juntos valoraremos todas las opciones. Pero queremos gobernar e impulsar el programa que hemos diseñado», apuntaba Klein.

CiU, también con cuatro concejales -con empate técnico con ERCy NMC-, se sitúa como la otra opción. Con Esquerra le une la cuestión soberanista. Pero les separan muchas más cosas. Y es que ERC siempre se ha mostrado crítica con las políticas de recortes aplicadas por el consistorio durante los últimos años. Desde CiU, pese a haber perdido dos concejales, están dispuestos a conversar. «Creemos que CiU tiene que estar en el gobierno de Cambrils, e intentaremos buscar alianzas con otros partidos políticos», apuntaba la hasta ahora alcaldesa, Mercè Dalmau, tras conocer los resultados.

Aunque CiU y NMC serían los aliados más fuertes para ERC, todavía hay más opciones. Ciutadans podría completar con sus tres ediles un acuerdo de mayoría con dos de los partidos que han obtenido cuatro escaños. Pero su ideología está a años luz de la fuerza ganadora y sería complicado. Es aquí donde podría entrar el PSC, a pesar de haber perdido la mitad de apoyos y haberse quedado con tres concejales. La candidata socialista, Ana López, aseguraba sentirse «triste porque hemos dejado de ser un referente en Cambrils». Pero también toca de pies en el suelo. Es consciente de que las escisiones y las crisis internas que han sufrido en los últimos años les han pasado factura. «Internamente ya contábamos con unos resultados así. Aunque lo hemos pasado muy mal, porque en un año han ocurrido muchas cosas», confesaba. López, a pesar de la derrota, sabe que sus siglas pueden tener peso. Pero asegura que quien debe llevar la iniciativa de las negociaciones es el partido ganador. No cierra la puerta a nadie y no quiere echar mano del retrovisor. «Queremos valorar planes de mandato, objetivos y planteamientos. Hay que hacer las cosas serenamente, dejar el pasado y mirar hacia el futuro. Confiamos en que ERCmarque los tempos, y si no fuera capaz, deberíamos actuar los demás», concluía.

¿Pacto de mínimos?

El PP, con solo dos representantes, ya se ve fuera del gobierno. Aunque es pronto para dar nada por sentado. La misma Camí Mendoza reconocía ayer que también existe la opción de un pacto de minorías, aunque sea mucho menos probable. La Assemblea será la voz de la izquierda crítica y cabreada, de la mano de Ivan Sanz.

Tras el 24-M se van algunos históricos de la política cambrilense. El exalcalde Robert Benaiges no ha logrado los votos suficientes para entrar con su Moviment d’Esquerres (MES), y la aventura de Xavier Martí con la Plic también se ha perdido por el camino.

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También