Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona La baja de Beatriz Pérez deja a C's con sólo tres ediles

ERC golpea a Ciutadans

Ciutadans pasa de quedarse a sólo 31 votos del quinto edil en 2015 a estar ahora con tres. Esquerra tiene cuatro 

Octavi Saumell

Whatsapp
El portavoz de ERC, Pau Ricomà, a la izquierda frente a Rubén Viñuales (Ciutadans).

El portavoz de ERC, Pau Ricomà, a la izquierda frente a Rubén Viñuales (Ciutadans).

Una década después, el pleno municipal del Ayuntamiento de Tarragona vuelve a contar con concejales que no están adscritos a ninguna formación política. A principios de 2007, en la recta final de la etapa de Joan Miquel Nadal (CiU) en la alcaldía de la Plaça de la Font, se configuró lo que entonces se denominaba Grup Mixt, en el que se integraron tres ediles: Maria Mercè Martorell y Esteve Ortiz –que se dieron de baja del PP– y Agustí Mallol, procedente de Convergència i Unió. Esta situación, sin embargo, sólo se alargó unos meses y no supuso ningún gran contratiempo para el gobierno local –entonces formado por CiU y PP– ya que, entre otras cuestiones, se logró aprobar el Plan General en mayo de 2007

Ciutadans
Imagen reciente del grupo municipal de Ciutadans, con Beatriz Pérez a la izquierda. Foto: Pere Ferré

Ahora, en 2017, el Saló de Plens tiene de nuevo una concejal no adscrita, después de que Beatriz Pérez haya decidido abandonar el grupo municipal de Ciutadans, en una operación que no ha estado exenta de polémica, ya que la formación naranja le reclama el acta de concejal «ya que firmó un compromiso ético cuando entró» denuncia el portavoz de C’s, Rubén Viñuales.  

Tendrá despacho
Pérez entró en el pleno en marzo de 2016, cuando Lorena Roldán dio el salto al Parlament de Catalunya, si bien ha estado en el Ayuntamiento desde el inicio de mandato ocupando un cargo de asesora del grupo municipal de Ciutadans. Sin embargo, desde hace tiempo ha mantenido una tensa relación con Viñuales, quien asegura «no tener ningún tipo de constancia oficial de su marcha pese a que se queja de falta de comunicación». Las buenas relaciones del portavoz con ERC y CUP, la campaña contra el exgerente de la EMT y la distancia con PP y PSC son algunas de las causas que han generado la división en Ciutadans. 

Ahora, Pérez contará con un despacho en el Consistorio –pese a que no tiene este derecho– y podrá intervenir en los plenos con el mismo tiempo que el resto de grupos. También podrá formar parte de todas las comisiones informativas, pero no podrá cobrar más dinero del que percibía. 

Rubén Viñuales
Viñuales pide a Beatriz Pérez que devuelva el acta de concejal. Foto: Pere Ferré

Sobre la crisis que ha sufrido Ciutadans –que se suma a las de Cambrils y Vila-seca–, el portavoz Rubén Viñuales considera que «no han afectado al proyecto» y que se debe «proceso de maduración» que está experimentando el partido. 

ERC, segundo partido  
Pese a que pueda parecer una anécdota, lo cierto es que la marcha de Beatriz Pérez tendrá consecuencias importantes en la configuración del pleno de la Plaça de la Font. Y es que si bien la formación naranja se quedó en las pasadas elecciones municipales de mayo de 2015  a tan sólo 31 votos de sumar el quinto concejal después de sumar 7.218 votos, ahora pasará a tener sólo tres, ser la cuarta fuerza (el PP tiene 4 ediles) y dejar el honorífico cargo de líder de la oposición a ERC, que cuenta con cuatro representantes en la Plaça de la Font tras lograr 5.944 apoyos. De hecho, Esquerra ya ha solicitado ocupar la zona donde ahora se sientan los ediles de Ciutadans para «poder interpelar cara a cara al gobierno», indican fuentes de ERC. 

Pau Ricomà (ERC) y Laia Estrada (CUP) en una imagen de archivo en el Ayuntamiento de Tarragona. Foto: acn
Pau Ricomà (ERC) y Laia Estrada (CUP) en una imagen de archivo en el Ayuntamiento de Tarragona. Foto: acn

«Crear una alternativa de gobierno no es sólo lograr un buen resultado el día de las elecciones, sino sacar lo mejor de cada integrante y hacerlo crecer el grupo durante cuatro años» explica el portavoz de ERC, Pau Ricomà. De esta forma, el partido independentista llegará al referéndum del 1 de octubre como el segundo partido de una de las ciudades más difíciles para el soberanismo, como es Tarragona. Además, Esquerra consolida de esta forma el mejor momento de su historia en la capital tarraconense, ya que si bien entre 2007 y 2011 estuvo en el gobierno con el PSC, entonces sólo contaba con dos concejales y era la cuarta formación del Saló de Plens. Ahora, con cuatro ediles, es la segunda por primera vez desde la restauración de la democracia.  

Temas

Comentarios

Lea También