Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

ERC y JxCAT pactan que Adam Tomàs o Noemí Llauradó presida la Diputació

Las formaciones soberanistas firman esta semana el acuerdo que dará por primer vez la vara de mando a Esquerra

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de archivo de un pleno de la administración provincial, presidida desde hace décadas por Convergència i Unió. FOTO: Ll.M. /archivo DT

Imagen de archivo de un pleno de la administración provincial, presidida desde hace décadas por Convergència i Unió. FOTO: Ll.M. /archivo DT

La reusense Noemí Llauradó o el ebrense Adam Tomàs serán el próximo presidente de la Diputació de Tarragona, que a partir de este próximo mandato estará liderada por ERC. Según ha podido saber el Diari, Esquerra Republicana y Junts per Catalunya prevén cerrar entre hoy y mañana el acuerdo para gobernar conjuntamente la institución provincial, en una operación que provocará que los postconvergentes rompan el pacto de gobierno que en 2015 suscribieron el entonces presidente Josep Poblet (CiU) con el exalcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC). 

Así lo aseguran las fuentes de los partidos independentistas consultadas por este periódico, las cuales resaltan que, pese a que el OK está «muy cerca», éste «aún no está cerrado». La previsión de republicanos y de Junts es la de definir el gabinete esta misma semana para que, en el pleno de constitución del próximo martes, ya se apruebe el cartapacio que servirá para dirigir la administración con sede en el Passeig de Sant Antoni durante los cuatro próximos años. Los once diputados de ERC y los ocho de Junts per Catalunya suman una amplia mayoría que deja a los ocho representantes del PSC y al único de Ciutadans como las únicas fuerzas de la oposición.  

Debate interno en Esquerra
En el documento que se firmará en los próximos días se establecerá que la presidencia será por primera vez desde la recuperación de la democracia para Esquerra Republicana, mientras que Junts ejercerá la vicepresidencia primera y, asimismo, varias carteras de peso político.  
Sin embargo, a pocos días para que se inicie el mandato provincial, en Esquerra aún sigue vivo el debate interno sobre quien ejercerá la histórica presidencia.

Después de que haya quedado descartada la opción del alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, en estos momentos todo se centra en el ampostino Adam Tomàs o la diputada reusense Noemí Llauradó. 

El primero, además de haber logrado unos espectaculares resultados en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo –con 16 de los 21 concejales en juego–, tiene a su favor el factor «territorial», como sería el hecho de que las candidaturas de ERC en el Parlament y en el Congreso ya fueron lideradas por políticos de la regional del Camp de Tarragona: Òscar Peris (Valls) y Jordi Salvador (Tarragona).

Ayer, Tomàs indicó al Diari estar «abierto y a disposición del partido» para dar el paso, pero situaba el rumor sobre su nombre como una «especulación», ya que «nadie tiene ninguna confirmación oficial». En este sentido, el alcalde de la capital del Montsià resaltó por sobre de todo «el hecho de que por primera vez la presidencia sea para Esquerra Republicana», un hecho que «comportará un gran cambio en la institución». 

Por su parte, Llauradó –que también es diputada en el Parlament de Catalunya– tiene a su favor el paso que dio hace pocos días para facilitar la alcaldía de Reus a Carles Pellicer (Junts per Reus). La republicana tuvo muy cerca la posibilidad de dejar en la oposición al alcalde mediante un acuerdo de gobierno con el PSC y la CUP, pero finalmente la presión de la dirección nacional para impulsar ayuntamientos independentistas provocó que diera un paso atrás.

Llauradó debe firmar en breve el acuerdo con Pellicer que le situará como «vicealcaldesa» de la capital del Baix Camp. En caso de confirmarse la presidencia de Llauradó, que sería la primera mujer en ostentar el cargo, la edil dejaría el acta que tiene desde diciembre de 2017 en la cámara legislativa catalana. 

JxCAT premia a los alcaldes
Por otra parte, Junts per Catalunya ya ha decidido los representantes que tendrá a partir del próximo martes en la corporación supracomarcal. Las fuentes consultadas apuntan al alcalde de Albinyana, Quim Nin, como el nuevo hombre fuerte de los postconvergentes, perfilándose como el número ‘2’ de una institución en la que durante el último año ejerció como diputado de Presidència.

Nin, de hecho, habría sido el presidente en caso de que hubiera prosperado el pacto con el PSC si en el Ayuntamiento de Reus ERC hubiera dado la espalda a Pellicer, quien precisamente volverá a tener un escaño en la Diputació. Asimismo, repetirán de nuevo en la administración provincial el alcalde de Salou, Pere Granados, y el de Deltebre –Lluís Soler. 

Por lo que se refiere a las caras nuevas, éstas serán las de los alcalde de Alforja –Juanjo Garcia–, de Vila-seca –Pere Segura– y de Puigpelat –Marta Blanch–, así como la del concejal de Valls, Marc Ayala.  

Temas

Comentarios

Lea También