Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ejercicio en las playas de Tarragona para recuperarse del cáncer

La Asociación Española Contra el Cáncer ofrece esta actividad gratuita desde hace más de ocho años

Dánel Arzamendi

Whatsapp
Los grupos de rehabilitación se reúnen en diferentes playas de la provincia, una vez por semana, a las nueve de la mañana. Foto: DT

Los grupos de rehabilitación se reúnen en diferentes playas de la provincia, una vez por semana, a las nueve de la mañana. Foto: DT

Entre todos los servicios que ofrece la Asociación Española Contra el Cáncer, destaca el programa ‘Molt per viure’, orientado a la rehabilitación global de pacientes de cáncer. La responsable de esta actividad es la fisio Guruzne Urkidi. «Al principio sólo venían mujeres operadas de cáncer de mama, pero poco a poco también se han ido incorporando pacientes de ovarios, de pulmón… Algunas acuden tras desarrollar un linfedema, que es una inflamación crónica en alguna extremidad que provoca dolor, malformación, movilidad reducida... Otras no lo padecen, pero participan en esta actividad como prevención. Siempre va bien, porque la quimio y la radio les deja con menos fuerza muscular y función cardiorespiratoria».

Una actividad para todo el año

El programa se orienta a una rehabilitación de todo el cuerpo, buscando mejorar la movilidad activa y aumentar la fuerza, aunque dedicándose sobre todo a la extremidad afectada, que normalmente es un brazo. «De octubre a junio lo hacemos en piscinas, porque las pacientes se mueven en el agua con mucha más facilidad. Pero en verano este servicio se paraba, porque estas instalaciones tenían otras actividades. Este año decidimos continuar en la playa, y como es difícil hacerlo dentro del mar, pensamos centrarnos en lo que no podíamos hacer dentro de la piscina. Combinamos ejercicios de yoga, pilates, tonificación, estiramientos…».

Esta actividad se inicia a las nueve de la mañana, para evitar las fases más calurosas del día, y dura aproximadamente una hora. «Nos reunimos una vez por semana en Tarragona, L’Hospitalet de l’Infant y El Vendrell, con grupos que van de las diez a las quince personas. En la playa hemos sido menos, en general, aunque también depende del día: algunas tienen vistas médicas, otras están de vacaciones, otras acaban de reincorporarse al trabajo… A partir del año que viene intentaremos ampliarlo a las piscinas descubiertas de Vandellós, Valls y en el Reus Deportiu».

La asociación intenta responder a una necesidad que los servicios de salud pública y las mutuas no suelen incluir como parte de la atención a los enfermos de cáncer. «Cuando acaba el tratamiento de la fase aguda de la enfermedad, parece que el asunto se ha acabado. Pero muchos pacientes arrastran secuelas crónicas, como el dolor de brazo. Y hay gente a la que le cuesta pedir ayuda, y a estas personas hay que acompañarlas. Es lo que buscamos, porque muchas veces vemos que desde algunos servicios de oncología no se informa a los enfermos sobre los servicios que ofrecemos».

Aunque los beneficios de la actividad física están ampliamente contrastados, «les ayuda tanto o más el hecho de compartir vivencias, miedos, experiencias… En este sentido, buscamos tanto el bienestar físico como el psicológico». Tal y como confirma Ana Vilallonga, presidenta local de la AECC, «esta actividad crea unas sinergias muy positivas entre las personas que participan».

Las mujeres que acuden a esta cita semanal, algunas desde hace ya seis años, se muestran muy satisfechas y agradecidas por esta ayuda que les ofrece la asociación. «Yo he notado muchísima mejoría en el brazo desde que vengo. Antes no podía ni levantarlo». Asimismo, la posibilidad de continuar la actividad de las piscinas en la playa, durante el verano, ha tenido un éxito indiscutible. «Se le ocurrió a Guru, y ha sido una idea fantástica».

Todas ellas lamentan la falta de visibilidad de una prestación que les ha beneficiado a todos los niveles. «Hay mucho desconocimiento de esta actividad. Te enteras por el boca a boca». Una de las participantes, que formó parte del equipo de gobierno de Els Pallaresos, comenta que ha hablado de esta cuestión con los actuales regidores de esta población para solucionar este desconocimiento. «Les he dicho que hay mujeres del pueblo en esta situación que no tienen ni idea de que existe esta posibilidad. Por eso hemos decidido montar una sesión informativa con Guru». Aun así, también hay ocasiones en que «tu médico te dice que existe esta ayuda de la AECC, porque se lo han comentado otras pacientes, aunque sigue faltando mucha información».

Beneficios físicos y psicológicos

En cualquier caso, además de la mejoría a nivel corporal, las pacientes ponen el acento en los beneficios psicológicos de esta actividad. «En tu círculo familiar siempre encuentras apoyo, pero una persona que ha pasado por lo mismo que tú tiene las palabras indicadas». Una de ellas se emociona al describir esta conexión tan especial. «Cuando te dan el alta te dejan un poco de la mano de Dios. Los ejercicios de rehabilitación y los masajes de drenaje te aportan una gran mejoría física, pero además nos sirve como terapia de grupo: nos animamos entre nosotras en un mal momento, compartimos nuestras dudas y preguntas, salimos mucho a desayunar juntas… Aquí he encontrado unas compañeras que siempre te levantan el ánimo».

Temas

Comentarios

Lea También