Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"El 1-O me paseé por los colegios y llamé cabreado al subdelegado"

Ganas le sobran. Ballesteros decidirá si continúa de alcaldable cuando falte un año para las elecciones

Carla Pomerol

Whatsapp
El alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, en el parque del Amfiteatre, también conocido antiguamente como Les Granotes. FOTO: Pere Ferré

El alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, en el parque del Amfiteatre, también conocido antiguamente como Les Granotes. FOTO: Pere Ferré

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, decidió hacerse la foto de la entrevista en los jardines del Amfiteatre Romà, conocido también como el Parc de Les Granotes. «Aquí patinábamos cuando éramos pequeños. Había una balsa y alrededor, una pista de patinaje. Cuando me cansaba, me sacaba los patines, me sentaba en un banco y contemplaba el Amfiteatre Romà. Me imaginaba las luchas de gladiadores», explica Ballesteros. Al llegar ahí, después de haber hecho la entrevista –que duró 52 minutos–, en un despacho del edificio de la Diputació de Tarragona, nos encontramos con trabajadores de una empresa española que visitaban la ciudad. El alcalde se presentó a los organizadores y estuvieron hablando unos minutos. «Me acaban de decir que les gusta mucho Tarragona y que van a volver», explicó. Se nota en su mirada que se siente orgulloso de su ciudad.

Lo peor y lo mejor del 2017.
Las muertes de Marbel y de Albert Abelló han sido lo peor, sin ninguna duda. Lo mejor, que por fin hemos enderezado los Juegos, que el Mercat Central ya funciona y que está a punto de finalizar la pasarela que une la ciudad con el mar.

¿Volverá a presentarse como alcaldable?
No era mi intención y no lo oculto. Pero desde hace un año hay mucha gente, y no solamente de mi partido, que me pide que me presente. Abriré un período de consultas y tomaré la decisión.

Le veo con ganas.
Sí, claro. Si no, no lo haría. Esto de ser alcalde es como ir en bicicleta: cuando más pedaleas, más ganas tienes.
Rubén Viñuales (Cs) dice que ha cumplido solamente con el 15% de su programa electoral.
Esto no es verdad. Ha dicho el 15% como podría haber dicho otra cosa. Se ha inventado la cifra.

¿Y por qué lo dice entonces?
Supongo que alguien le ha dicho que lo que debe hacer ahora es desgastar al señor Ballesteros. Esto está en el manual de política.

¿Pactaría, si se diera el caso, con Ciutadans?
Siempre he dicho que yo pactaré con cualquiera que ponga el proyecto de Tarragona por encima de todo. También por encima de las dinámicas de país. Tarragona no es moneda de cambio de nada. 

¿Cómo tienen pensado luchar contra los casi 26.000 votos que sacó Ciutadans en las elecciones del 21-D?
Quien piense que estos resultados se repetirán en las municipales, se equivoca. El ciudadano no es tonto y sabe a quién debe votar en cada momento.

¿Entendió la ruptura del pacto de gobierno municipal por parte de Josep Maria Prats (Units per Avançar) después de la actuación policial del 1-O?
No lo entiendo, pero lo respeto.

¿Por qué?
Porque el pacto estaba suscrito solamente al ámbito de la ciudad de Tarragona. Nos dimos el permiso de hacer, votar y optar lo que quisiéramos, siempre que fuera en otros ámbitos distintos al proyecto de ciudad. De hecho, nosotros no coincidimos casi nunca con el PP.

Prats dijo que dimitía por coherencia personal.
Se trataba de condenar y denunciar la actuación policial del 1 de octubre. Fue una barbaridad. También se trataba de exigir que la policía parara, que es lo que hice yo. Pero entiendo que haya momentos, en política, que te cogen los nervios y te tiemblan las piernas.

¿Qué quiere decir?
Que no nos tenemos que dejar llevar por la inmediatez. La política es una carrera de fondo.

¿Se arrepiente de su actuación el día 1 de octubre?
No, aunque quizás me faltó salir en los medios, como otros hicieron. Me siento absolutamente cómodo con mi actuación. De hecho, muchas personas que me conocen y que en su momento me criticaron, cuando les conté lo que hice ese día, cambiaron de opinión. Quizás me faltó hacerme una selfie. Me falló el olfato mediático.

¿Qué hizo ese día?
Fui a algunos colegios electorales, a Campclar, a la Rambla Nova y Vella y al Institut Martí i Franquès. No me encontré con ningún conflicto. 

¿Qué fue a hacer en los colegios?
A supervisar que no pasara nada, que no hubiera ningún conflicto. Solamente me encontré con una incidencia en Campclar. Había tanta gente que la rambla estaba cerrada al tráfico.

¿Pero por qué no lo ha dicho hasta ahora?
Lo dije y lo escribí, pero no tuve la suerte de ponerme en medio y que las cámaras me cogieran. También llamé al subdelegado y me cagué en todo.

¿Y qué le dijo al subdelegado?
Fue una llamada de incomodidad y de cabreo por mi parte. Se estaban equivocando radicalmente. El Estado no puede responder con fuerza ante personas que sólo quieren votar. Además, el referéndum ya estaba desautorizado y prácticamente desmontado. Finalmente se dieron cuenta y la tarde fue distinta. No quiero atribuirme el mérito, pero Tarragona fue la capital en la que menos incidentes hubo.

¿En algún momento del día 1 de octubre se le pasó por la cabeza romper el pacto municipal con el PP?
No, nunca. Aunque sí fui muy crítico con el PP. De hecho, voté a favor en dos mociones muy críticas con los populares. Sabía que me estaba jugando el pacto, pero mi conciencia y mi opinión no me las cambiará nadie.

¿Cree que ha sido víctima de acoso por parte de algunos tarraconenses, como por ejemplo en la procesión de Santa Tecla?
No. Incluso algunos que me increparon, después pidieron perdón. Además, por primera vez, hubo mucha gente que me aplaudió y me animó. Lo único que me entristeció fue ver una sociedad tan  tensionada.

¿No le afectaron personalmente tantos silbidos?
No. No me tiemblan las piernas por estas cosas. He tenido dificultades inmensamente más graves que esta, como por ejemplo ir a Orán, plantarme delante del Comité Olímpico Internacional y decirles que no estábamos en condiciones de garantizar el financiamiento ni la ejecución de los Juegos. Esto sí que me hizo temblar.

Desearon su muerte en una pintada en la puerta del Ayuntamiento. Ponía JFB RIP.
Es un síntoma de poca educación democrática. A mí no se me ocurriría nunca desear algo malo a alguien. De hecho, estoy sufriendo por Puigdemont porque considero que es amigo mío. Teníamos una relación excelente, pero ahora hace meses que no hablamos. Pero sé que está sufriendo, y su familia, también.

Algunos miembros de su gobierno se han mostrado públicamente a favor del derecho a decidir.
Sí, y otros son superespañolistas. Esto es lo que pasa en un partido que quiere representar distintas sensibilidades. Forma parte de la pluralidad. Pero supongo que su pregunta se refiere a la concejal Elvira Ferrando.

Sí.
Elvira me comentó que iría a votar. Y le dije que era libre de hacer lo que quisiera, porque era independiente. 

Continúa investigado por el caso Inipro. ¿Volvería a firmar los decretos que firmó?
Si hubiera sabido cómo ha ido todo, no. Pero es evidente que en ese momento no podía hacer otra cosa, ya que si no hubiera firmado, el Ayuntamiento estaría incurriendo en un enriquecimiento injusto. Los decretos contaban con el visto bueno de intervención y secretaría.

¿Acepta que hubo errores?
Sí, siempre lo hemos dicho. Hubo errores administrativos y de gestión. Como los tienen muchos otros Ayuntamientos. Pero lo que no entendemos es que sigan diciendo que Inipro era una manera de financiar ilegalmente el partido.

¿Piensa que Laia Estrada (CUP) debería dimitir?
Yo, al contrario que ella, no doy carnets de buenos y de malos. Que haga lo que crea con su conciencia. 

La CUP dice que ustedes no facilitan la investigación del párking Jaume I.
¡Anda ya! Cuando entré en el Ayuntamiento encargué una auditoría técnica y de gestión, y la pasamos a los grupos políticos, a los medios y a Fiscalía.

ERC dice que se paga 1.200 euros de luz al mes en el párking Jaume I.
Deben fijarse en el porqué. La factura no es solamente del párking, también es del centro cívico y de un almacén municipal. Además, hay mucha potencia contratada de origen.

Faltan cinco meses y medio para los Juegos Mediterráneos y la gente no está animada.
El alcalde de Londres dice que tampoco lo estaban los londinenses antes de los Juegos y Pasqual Maragall dijo que hasta la inauguración, los ciudadanos no se lo acababan de creer.

"Pasqual Maragall explicó que hasta el día de la inauguración de los Juegos de Barcelona la gente no se lo acababa de creer"

¿Cree que han sabido transmitir la ilusión?
Quizás no. Seguro que hemos cometido errores y que hubiéramos tenido que hacer más cosas. Pero durante estos próximos meses habrá banderolas y actividades que conseguirán animar a los tarraconenses.

¿Qué aportarán los Juegos a los ciudadanos?
Las mejores instalaciones deportivas de Catalunya. También se compensará la zona más castigada de la ciudad, como son los barrios de Ponent. Y, finalmente, turismo deportivo. Será una manera de desestacionalizar el turismo, para que vengan durante el invierno. Además, hay que valorar que es la primera vez que Tarragona ejerce de capital y lidera un proyecto tan importante.

Es chocante ver la Escola Ponent en barracones y, justamente al lado, el macroequipamiento del Anillo Mediterráneo.
A mí también me choca. Y se lo dije a la consellera Rigau y me contestó que no había dinero. Esto debe preguntárselo a la Generalitat.

¿Le gusta cómo ha quedado el Teatro Romà?
Lo que me gusta es que se haga alguna cosa. En esta ciudad somos expertos en criticarlo todo. Ahora, como mínimo, es presentable. Antes era el agujero de la vergüenza. Pero es cierto que hay técnicos a los que no les gusta la estructura metálica.

Está muy sensibilizado con las pintadas en el patrimonio.
Me parece una barbaridad. Estoy preocupado e indignado. Todos debemos concienciarnos.

¿Se han planteado poner cámaras de videovigilancia?
No, es imposible. Hemos estado muchos años para poner las de la Part Baixa. De momento, he dado instrucciones de hacer un informe que lo presentaremos en breve ante Fiscalía.

¿Tiene algún plan para revitalizar el comercio del entorno del Mercat?
El proyecto de la Illa Corsini, que en breve empezará a caminar.

¿Por qué no se cambia la carpa del Camp de Mart?
Porque no hace falta. Un experto nos ha dicho que aguanta diez años más perfectamente.

¿Qué pasará este 2018 con el Banc d’Espanya?
Se encargará, se pondrá en marcha y se pagará el proyecto. Esperamos contar con el 1,5% Cultural del Ministerio para poder empezar las obras. De momento, ya hemos abierto el jardín.
 

Temas

Comentarios

Lea También