Más de Tarragona

El 30% del comercio de proximidad de Tarragona, desaparecido por la Covid

Los empresarios calculan que la Covid-19 pueda acabar con unas 38.000 tiendas en España. Las restricciones de movilidad y en otros sectores como la hostelería les han perjudicado

JOAN MORALES-AGENCIAS

Whatsapp
Interior de la tienda Duet Reus, uno de los muchos comercios de ropa que lo está pasando mal por la pandemia. FOTO: FABIAN ACIDRES

Interior de la tienda Duet Reus, uno de los muchos comercios de ropa que lo está pasando mal por la pandemia. FOTO: FABIAN ACIDRES

Las cifras son para echarse a temblar. La pandemia de la Covid-19 podría acabar con más de 38.000 tiendas de ropa en toda España. Los cálculos los hacen desde la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) teniendo como referencia todo lo que ha sucedido desde que en marzo del año pasado se decretó el primer estado de alarma.

Tras este primer confinamiento forzoso, la patronal estima que el 15% de las tiendas de ropa y complementos no abrieron. A lo largo del 2020 se les unió otro 8%, lo que supuso 14.235 locales clausurados (2019 finalizó con 61.891 tiendas activas). El presidente de Acotex, Eduardo Zamácola, cree que ahora están en riesgo casi el 50% (otros 23.800) de los que quedan, por falta de liquidez para encargar nuevo producto. Así, la pandemia puede acabar con más de 38.000 tiendas (las grandes cadenas han acelerado sus cierres por razones estratégicas) y, con ellas, más de 100.000 empleos.

El presidente de Pimec Tarragona, Florenci Nieto, explica al Diari que «hace meses ya dije que más del 30% del pequeño comercio de proximidad de la provincia de Tarragona desaparecería y así ha sido. Desconozco cuál es la parte proporcional de este comercio que es de ropa, pero sí que sé que es un número importante».

Nieto incide en que «a nivel de Catalunya, el 80% de los autónomos lo ha pasado o lo está pasando fatal. La situación es horrible, desesperante, tocando lo injusto, indescriptible, pesimista, etc… hacia todo el colectivo», y pone un ejemplo para ilustrar lo que está pasando. «Hace unos días, un empresario que tiene una empresa con una treintena de trabajadores (una empresa familiar) me decía llorando que ya no podía más, que le había fallado a sus antepasados. Pero yo le dije que no se sintiese culpable, que a él le habían prohibido trabajar».

Por eso, el presidente de Pimec Tarragona tiene muy claro que «la incentivación del comercio de proximidad es imprescindible, porque genera riqueza a través de la economía circular. Muchos comercios de proximidad de la provincia han cerrado, entre ellos tiendas de ropa, y esto no lo podemos consentir». Por último, Nieto añade que «el 98,9% del tejido productivo de Catalunya es de micros, pequeñas, medianas empresas y autónomos, y solo el 1,2% es de las grandes empresas del Ibex-35».

Rebajas inexistentes

Después de un 2020 para olvidar, las tienda de ropa tenían las esperanzas puestas en este 2021. Pero la realidad ha sido bastante dura con el sector. Rosa Lucas, propietaria de dos comercios –uno en Reus y otro en Canarias– asegura que «la situación es muy mala. Esta temporada está siendo peor que la pasada. Porque al principio, después del primer confinamiento, la gente se animó y ayudó mucho. Pero el confinamiento comarcal que hemos tenido hasta ahora y el cierre de la restauración nos han perjudicado mucho». Por todo ello, Rosa Lucas define lo que llevamos de 2021 como «muy malo. Los sábados, sólo con la gente de Reus, no han dado para más. Las rebajas de invierno han ido fatal. Prácticamente podríamos decir que no ha habido rebajas».

María, dueña de la tienda de ropa Duet Reus, coincide plenamente con su compañera. «Estamos muy mal. Nos cambiamos de local tres semanas antes del primer confinamiento y el cierre nos afectó mucho porque el cambio comportó muchos gastos extra», comenta María, quien añade que «a partir de mayo la cosa se animó porque la gente empezó a salir y tenía muchas ganas de comprar. Pero después llegó el brote de agosto en Reus, en octubre se cerró todo, hasta llegar a la Navidad, que también fue mala. La gente ha salido menos y ha gastado menos en ropa».

En este comercio también coinciden en que «las rebajas de invierno han ido muy mal y el confinamiento comarcal nos ha hecho mucho daño. Yo tengo muchas clientas de Salou y Tarragona que no han podido venir a comprar a Reus este invierno. Solo hemos subsistido con la gente de Reus y pueblos del alrededor».

A pesar de las dificultades, María no se ha planteado tirar la toalla. «No puedo cerrar porque dependo de esto y hay que aguantar, luchar para seguir y aguantar como sea, cambiando estrategias como comprar menos comanda y poco a poco ir comprando más cuando la situación mejore», concluye esta comerciante.

Hace un par de semanas, el presidente de Acotex alertaba de que «se van a producir cierres en masa en las próximas semanas» de tiendas y establecimientos del sector.

En su comparecencia en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso, Eduardo Zamácola precisó que la temporada de verano en el sector «acaba de empezar y es muy probable que muchas tiendas no puedan soportar» la situación crítica que atraviesan.

A preguntas de los grupos parlamentarios sobre el reciente real decreto de ayudas directas a las empresas del sector, Zamácola aseguró que «llegan muy tarde y son insuficientes».

Del paquete de ayudas, Zamácola insistió en los 7.000 millones de euros para las pymes y autónomos afectados por la crisis asociadas a la Covid, y subrayó que «la letra pequeña habla de compensaciones».

Colapso del pequeño negocio

La crisis del coronavirus ha provocado el colapso en 63.000 negocios dedicados al comercio de proximidad, y la situación, según aseguró en la misma comisión el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, «seguirá empeorando por la contracción del consumo privado».

El sector textil tuvo una caída de facturación el pasado mes de marzo del 38% en comparación con el mismo mes de 2020, según incidió Zamácola, en tanto que en enero ese mismo indicador descendió un 53% en tasa interanual y un 41% en febrero.

Al negocio textil solo le han salvado de un desastre mayor las ventas digitales. Sin embargo, aunque el 95% de las tiendas de moda están en internet, para gran parte de ellas las ventas digitales solo representan el 5%, puntualiza Albert Serrano, director general de Veeepee.

«La moda no ha entrado dentro de las prioridades de los consumidores en esta pandemia», explica Rosa Pilar López, directora del panel Fashion & Beauty en la consultora Kantar. Apunta dos razones principales: el aumento del teletrabajo y el hecho de que la gente «se ha dado cuenta de la cantidad de ropa que tenía en sus armarios», sin olvidar además que la crisis económica crea inseguridad.

Temas

Comentarios

Lea También