Más de Tarragona

El 80% de contagios en Tarragona son de no vacunados

Informes de Salut indican que la incidencia de casos en la provincia es el triple entre la población general que en los inmunizados. Las dosis, además de evitar la gravedad, reducen la transmisión

Raúl Cosano

Whatsapp
Dos personas esperan tras inyectarse el antídoto estos días en el Palau d’Esports de la Anella de Campclar, en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Dos personas esperan tras inyectarse el antídoto estos días en el Palau d’Esports de la Anella de Campclar, en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Las vacunas funcionan, no solo porque permiten reducir la gravedad en caso de infección sino porque directamente también bajan los positivos. Estar inmunizado no garantiza evitar el contagio, de igual forma en que se puede transmitir el virus, si bien a la práctica también supone tener menos posibilidades de coger el virus. «Que haya pocos contagiados vacunados es compatible con que puedas transmitir. Lo que hay que dejar claro es que las vacunas están siendo muy efectivas y protectoras. Son extraordinarias, protegen de los efectos graves e incluso a nivel sintomático. También los contagios son menores y la transmisión se reduce unas seis veces en un grupo de gente vacunada», explica Àlex Arenas, epidemiólogo y catedrático de Ingeniería Informática y Matemáticas en la URV.

Los últimos informes técnicos del Departament de Salut sobre la pandemia indican que alrededor del 80% de los contagios registrados en Tarragona son de personas no vacunadas al completo. Eso quiere decir que el 20% restante se produce entre población ya pinchada totalmente pero, a su vez, ese tanto por ciento sufre, por lo general, un impacto más leve de la enfermedad, aunque siga habiendo un porcentaje de gente que precise ingresos hospitalarios.

Sirva un ejemplo de la semana entre finales de julio y principios de agosto. De los 2.197 contagios registrados en la provincia en esos siete días, 449 eran de personas correctamente vacunadas, esto es, que gozaban de la pauta completa. Ese 20% respecto al total es una ratio esperanzadora que muestra cómo la vacuna también parece beneficiar a la transmisión o, lo que es lo mismo, la gran mayoría de personas inmunizadas han evitado el contagio de la Covid-19.

«Tenemos que seguir apelando a la importancia de vacunar, porque disminuye la posibilidad de que una persona sufra un ingreso hospitalario o incluso fallezca. Las vacunas son seguras y eficaces y ahora, además, estamos comprobando que no evitan la transmisión pero sí la reducen», indica Conrad Casas, subdirector de Salut Pública en el Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre.

Según el último informe técnico de vigilancia del SARS-CoV-2, en el Camp de Tarragona se han infectado 2.150 personas, el 0,61% del total de vacunadas. El porcentaje es inferior aún en las Terres de l’Ebre: 351 positivos, un 0,32%. Hay un matiz: se trata de personas con positivos diagnosticados, si bien es posible que haya otras muchas que hayan tenido el virus pero que, al estar protegidas convenientemente por los antídotos, ni siquiera han percibido que el patógeno está en su organismo. Es decir, los pinchazos han hecho que el coronavirus no se manifestara con síntomas y pasara desapercibido estadísticamente, además en un momento crucial como ha sido la quinta ola.

También entre el censo protegido con los antídotos, la franja más vulnerable corresponde a las edades más avanzadas. «El grupo de edad que presenta una proporción más elevada de casos positivos vacunados es el de personas de más de 90 años, con 1,43%», expone el informe de Salut, elaborado por la Subdirecció General de Vigilància i Resposta a Emergències de Salut Pública.

Un tercio de casos

Pero más importante que eso son las comparativas de las incidencias de caso entre los grupos ya protegidos por las dosis y el resto. En el Camp de Tarragona, la incidencia semanal acumulada de positivos entre vacunados es de 100,9 casos por cada 100.000 habitantes, en un momento en el que la general se triplica hasta los 301 casos. Parecida dinámica se reproduce en las Terres de l’Ebre, que registran una incidencia 61 casos entre los grupos inmunizados y de 176 entre la población general, casi tres veces más.

Son cifras que revelan por enésima vez la eficacia de cualquiera de los antídotos que se están administrando contra el virus. Ese último informe de vigilancia sostiene que en el global de Catalunya «hasta la semana 30 de vacunación se habían detectado 31.759 infecciones en pacientes correctamente vacunadas, un 0,70%, con un tasa semanal de 106,8 casos». En ese mismo intervalo, la tasa de incidencia global, de toda la población, era mucho mayor, de 323.

Pese a todo, el mensaje para los perfiles protegidos es el mismo desde hace semanas. Àlex Arenas incide en la enorme eficiencia vacunal pero recuerda que el riesgo de contraer el SARS-CoV-2 nunca es cero: «La protección al 100% no existe. Puedes propagar y transmitir mucho menos, se reducen las probabilidades, pero no significa que desaparezcan todos los riesgos. Por eso insistimos tanto en que, aunque estés vacunado, no puedes hacer la vida normal, al menos hasta que no se alcance la inmunidad de grupo».

Temas

Comentarios

Lea También