El 80% de tarraconenses defiende el referéndum de autodeterminación

Casi la mitad apuesta por la independencia, frente al 45,81% que dice ‘no’ a la secesión. Es la demarcación más ‘unionista’ de Catalunya y en la que hay menos indecisos en esta cuestión

Xavier Fernández

Whatsapp
Larga cola de votantes el 1 de octubre de 2017 en el colegio Joan Rebull de Reus. FOTO: Alfredo González/DT

Larga cola de votantes el 1 de octubre de 2017 en el colegio Joan Rebull de Reus. FOTO: Alfredo González/DT

Sin novedad en los sentimientos independentista o unionista en Tarragona. Según el sondeo del CEO presentado ayer, el ‘sí’ a la independencia sigue siendo ligeramente mayoritario: un 49,03% frente al 45,81% del no. El apoyo a la secesión se mantiene estable, igual que el hecho de que Tarragona es la provincia más unionista de las cuatro catalanas. Ese 45,81% de ‘noes’ es superior al 45,32% de Barcelona, al 36,90% de Girona y al 36,43% de Lleida. 

Tarragona es la demarcación que lo tiene más claro ya que es en la que hay menos respuestas de «no sabe» o «no contesta»: sólo un 5,16% frente al 5,95% de Lleida, el 7,49% de Barcelona y el 11,42% de Girona.

Si respecto a la independencia  los tarraconenses se dividen casi por la mitad, un referéndum gusta a un 80%. Eso sí, el sondeo del CEO no aclara si sería pactado o no ya que pregunta textualmente «¿hasta que punto está de acuerdo o desacuerdo con la afirmación siguiente: los catalanes y las catalanas tienen derecho a decidir su futuro como país votando en un referéndum?»

El 55,48 por ciento de tarraconenses responde «muy de acuerdo» a la pregunta anterior, un 24,52 por ciento «bastante de acuerdo», un 1,29 por ciento «ni de acuerdo ni en desacuerdo», el 7,01% «bastante en desacuerdo», el 9,68% «muy en desacuerdo», un 1,29% «no sabe» y un 0,64% «no contesta». 

El Gobierno español sostiene que un referéndum en Catalunya sería un desastre. El divorcio entre la visión del Gobierno central y el sentir de la sociedad catalana volvió a ponerse de manifiesto con sus valoraciones sobre la utilidad de esa votación. «Un referéndum divide, fractura, no une, no cohesiona», sentenció la ministra portavoz, Isabel Celaá. Pero el 78,7% de los catalanes apuesta por la votación.

El CEO volvió a preguntar después de dos años sin hacerlo por la opinión de los catalanes sobre una consulta. El resultado es todavía más favorable. En 2017, el 48% reclamaba un referéndum unilateral y el 23,4% solo si era pactado. En total, un 71,4% estaba a favor de la consulta. En el estudio divulgado ayer, el 57,9% de los encuestados está «muy de acuerdo» y un 20,8 %, «bastante de acuerdo». Es decir, el 78,7% comparte que «los catalanes y las catalanas tienen derecho a decidir su futuro como país votando en un referéndum».

Un incremento que se explica en un contexto muy influido por el juicio a los líderes del Procés  en el Tribunal Supremo, y que ha provocado también que el porcentaje de los partidarios de la independencia de Catalunya bordee su máximo histórico. El 48,4% votaría sí a la secesión, solo tres décimas menos que en octubre de 2017, el momento más caliente del Procés con el referéndum del día 1, la huelga general del día 3 y la declaración unilateral de ruptura del día 27.

Temas

Comentarios

Lea También