Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Anillo Mediterráneo de Campclar sigue esperando su modelo de gestión

La oposición critica la falta de proyecto de futuro de PSC y PP por la gran obra de la cita deportiva

ACN

Whatsapp
Vista aérea del Anillo Mediterráneo de Campclar, el legado de los Juegos. FOTO: Pere Ferré

Vista aérea del Anillo Mediterráneo de Campclar, el legado de los Juegos. FOTO: Pere Ferré

Han pasado diez meses desde la finalización de los Juegos del Mediterráneo y la ciudad aún no tiene claro qué hará con la gran obra de la cita: el Anillo Mediterráneo. Es un espacio de 28 hectáreas entre los barrios de Campclar y Bonavista que fue el epicentro de la actividad durante el evento deportivo. Se reformaron equipamientos que habían quedado obsoletos, como el estadio de atletismo, y se levantaron nuevos, como el Palau d’Esports o la piscina olímpica. También se ajardinó mucha superficie, con un lago artificial incluido. Una gran zona verde de ocio, pero que ya presenta síntomas de dejadez. 

A día de hoy hay dudas sobre qué hacer, cómo gestionarlo y qué usos se le deben dar. El equipo de gobierno –con PSC y PP a la cabeza– no han desarrollado una propuesta potente y la oposición, fragmentada, lo critica. Los vecinos se felicitan porque se ha revitalizado un espacio antes abandonado y que ahora tiene potencial presente y futuro, aunque todavía debe resolver algunas trabas burocráticas para funcionar a pleno rendimiento.

El gran impulsor de los Juegos  fue el PSC. El alcalde asegura que el proyecto «está clarísimamente encarrilado» y valora que en la ciudad le han quedado unas inversiones en equipamientos deportivos por cerca de 50 millones de euros.

También saca pecho el socio de Ballesteros y titular de la concejalía de Esports, el PP. La formación cree que la gestión debe seguir en manos municipales. «Este año celebraremos nuevos campeonatos autonómicos y nacionales de natación, atletismo, pentatlón y tenis de mesa; y además es espacio de salida y llegada de pruebas como la Mitja Marató y la Marató de Tarragona», remarcan.

Críticas desde la oposición

No lo tienen tan claro desde la oposición. El alcaldable de ERC,  Pau Ricomà, espeta que «en manos de Ballesteros cualquier oportunidad acaba siendo un desastre». Según su punto de vista la gestión debería ser pública, pero «eso no quiere decir que no se puedan concesionar determinados servicios», expone. 

En cambio, hay otros partidos que apuestan por una gestión 100% pública. Uno de ellos es el cabeza de lista de Junts per Tarragona, Dídac Nadal. Considera que «tanto el recinto como los equipamientos deben ser de uso diario para la ciudadanía», ya sea a través de los clubes deportivos tarraconenses o mediante entidades que impulsen eventos deportivos y culturales. 

Una línea compartida casi en su totalidad por la CUP, que además cree que debe ser el mismo Patronat Municipal d’Esports quien lidere la infraestructura. 

Desde En Común Podem defienden un modelo similar, en el que se prioricen «las necesidades en materia deportiva tanto del entorno de Campclar y Bonavista como los clubes deportivos de base de la ciudad».

No está muy alejado de estas tesis, pero con matices, el cabeza de lista de Ciutadans, Rubén Viñuales. El candidato de la formación naranja pone el foco en que «Ballesteros dijo que el verano pasado el modelo estaría hecho, antes de los Juegos, y no ha sido así». Su visión pasa porque sea una empresa pública que gestione el Anillo e incluso pueda haber una colaboración de la Diputació de Tarragona o la Generalitat. Viñuales pone en valor que se trata «de un lugar único» que va más allá de los equipamientos, pero señala que se le debe sacar provecho. La visión captadora de turismo y generadora de recursos también la tienen desde En Común Podem.

De todos modos, hay escepticismo entre la oposición sobre la capacidad de gestión que pueda tener el PSC de Ballesteros y denuncian que ya se empiezan a percibir signos de dejadez en el entorno del Anillo. «Desde los Juegos hemos aprobado cinco o seis decretos en el plenario de reposición de cableado eléctrico de cobre que se ha robado, valorado en 27.000 euros», advierte Viñuales. 

Temas

Comentarios

Lea También