Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento ampliará las plazas de P1 en dos guarderías

Los indicadores marcan que se ha producido un crecimiento demográfico en la línea recta que va desde El Serrallo hasta el Hospital Joan XXIII y la administración busca soluciones

Carla Pomerol

Whatsapp
La Llar d’Infants Municipal del Cèsar August cuenta con espacio suficiente para incorporar otra clase sin necesidad de llevar a cabo reformas. FOTO: lluis milán

La Llar d’Infants Municipal del Cèsar August cuenta con espacio suficiente para incorporar otra clase sin necesidad de llevar a cabo reformas. FOTO: lluis milán

La concejalía de Educació del Ayuntamiento de Tarragona tiene previsto ampliar el número de plazas de la guardería del Cèsar August y la de El Serrallo. La intención es solicitar otra línea de P1 en los dos centros, a causa de la gran demanda continuada que han recibido estas guarderías en los últimos años. Una línea de P1 se traduce en 13 plazas más. Está previsto que en dos años se incrementen aproximadamente 30 plazas en la oferta pública de escolarización de 0 a 3 años en la ciudad. 

En el caso de la Llar d’Infants Municipal del Cèsar August, el Ayuntamiento ya ha solicitado la línea, y está previsto que el curso que viene ya puedan incorporarse 13 alumnos más. El equipamiento cuenta con espacio suficiente para poder instalar otra clase sin necesidad de reformas. El caso de la Llar d’Infants Municipal del Serrallo es más complejo, «ya que debemos hacer obras, porque no hay un espacio adecuado para acoger más alumnos», explica el concejal de Educació del Ayuntamiento de Tarragona, Francesc Roca, quien añade que «aún no hemos solicitado formalmente la línea, pero lo haremos en breve». Parece ser que la nueva clase se ubicará en el actual comedor de la guardería y estará lista para dentro de dos años.

Cabe recordar que hace unos meses el Ayuntamiento decidió gestionar de manera directa las Llars d’Infants, que hasta el momento dirigía la empresa Clece. Actualmente, de las nueve guarderías municipales que hay en la ciudad de Tarragona, siete se gestionan de manera directa y de las otras dos se encarga la Xarxa Santa Tecla, aunque el curso que viene pasarán a ser gestionadas también por el Ayuntamiento. 

Fue precisamente en este cambio de papeles, cuando la concejalía y el Institut Municipal d’Educació de Tarragona (IMET) empezaron a trabajar a través de indicadores. «Nos dimos cuenta de que se había producido un gran crecimiento urbanístico y demográfico en la recta que va desde El Serrallo hasta el Hospital Joan XXIII», explica Roca. Y así lo demuestran las estadísticas. En la Llar d’Infants del Cèsar August se preinscribieron, en el mes de mayo, 110 niños de 0 a 3 años, y solamente había 94 plazas. En el Serrallo pasó algo similar. Se apuntaron 84 alumnos y solamente fueron aceptados 53. Los niños que no pudieron acceder a estas guarderías fueron reubicados en otras privadas que hay por la zona. A partir de estos indicadores, el Ayuntamiento decidió actuar. El objetivo es poder ofrecer a todos los ciudadanos la posibilidad de escolarizar a sus hijos en un centro público.

La administración trabaja en ello y realiza estudios en esta línea. De aquí se puede extraer que, en Tarragona, nacen una media de 2.600 niños al año, según las últimas estadísticas. De estos, el Ayuntamiento puede atender, actualmente, unos 614, lo que significa un 23,21 por ciento que acuden a guarderías municipales. Pero no todos los niños están escolarizados. Algunos se quedan con los abuelos o con los padres, y otros optan por centros privados, que en Tarragona hay unos 14. Aproximadamente, un 35 por ciento de los niños de 0 a 3 años están escolarizados.

En Campclar

Actualmente, en Campclar hay dos Llars d’Infants Municipals, El Ninot y La Taronja. En los últimos años, el número de matriculados se ha visto reducido en estos dos centros. La crisis se cebó con los barrios de Ponent y muchas familias se quedaron sin trabajo. Pero el Ayuntamiento asegura que, a medio plazo, estas plazas volverán a ocuparse, a causa de la urbanización del barrio donde irá ubicado Ikea. «Aún así estamos trabajando con colectivos vulnerables, para hacerles entender que escolarizar al niño no tiene nada que ver con tener trabajo o no», asegura la directora del IMET, Montserrat Fortuny.

Temas

Comentarios

Lea También