Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento atiende las quejas de los vecinos del Primer de Maig

Reunión del presidente de la AVV con los concejales Pau Pérez y Javier Villamayor para tratar la seguridad del barrio
Whatsapp
Imagen de la Plaça del Primer de Maig de Torreforta.Los vecinos denuncian inseguridad. Foto: Lluís Milián

Imagen de la Plaça del Primer de Maig de Torreforta.Los vecinos denuncian inseguridad. Foto: Lluís Milián

El presidente de la Asociación de Vecinos Primer de Maig de Torreforta, Modesto Pallejà, se reunió ayer con los concejales Pau Pérez y Javier Villamayor. Un encuentro en el que el líder vecinal hizo llegar a ambos responsables políticos la preocupación existente en el barrio desde hace ya tiempo pero que se incrementó sin duda con el tiroteo de la pasada semana. Al término del encuentro, Pallejà se mostraba satisfecho con la predisposición del consistorio a encontrar soluciones, hasta el punto de que la asociación ha paralizado la recogida de firmas que había puesto en marcha para reclamar mayor atención municipal.

 

Vigilancia y luz

Entre las carencias que los vecinos consideran que contribuyen a la inseguridad en la zona destacan especialmente dos: la falta de vigilancia y también la poca iluminación con que cuenta la Plaça del Primer de Maig. «Los vecinos ya estamos hartos de las promesas y de la dejadez por parte de las administraciones», aseguraba un comunicado hecho público por la asociación el lunes, que cargaba a partes iguales contra Generalitat y Ayuntamiento «porque ambos son los propietarios de la plaza». «El uno por el otro, estamos viviendo desde hace años en un barrio totalmente degradado», añadía el texto.

La asociación no esconde que hechos como el tiroteo de la pasada semana «hacen que los vecinos se pongan nerviosos», y destaca que «muchos comentan que pasadas las 20.00 de la tarde no se atreven a bajar a la calle». «Llevamos tiempo sufriendo todo tipo de robos a gente mayor, viviendas, vehículos...», recuerda el comunicado.

Además, otra de las reivindicaciones que formuló ayer Pallejà en su reunión con los dos ediles fue la «dejadez» que padece la zona en materia de urbanismo, «como el cagadero de perros de la calle Ebre donde la gente lleva a sus animales a hacer sus necesidades sin limpiar nada y no se sanciona a nadie, además de convertirse en el comedero de gatos donde la gente les tira comida y les pone agua, todo ello al lado de un colegio público», lamenta finalmente la AVV.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También