Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento dará esta semana la licencia de obras al hotel Imperial Tarraco

La intervención ya cuenta con el informe favorable de Bombers de la Generalitat

Núria Riu

Whatsapp

381 días después de cerrar sus puertas, la intervención de reforma está a punto de comenzar de forma definitiva en el edificio del antiguo hotel Imperial Tarraco. Según ha podido saber el Diari, esta misma semana se entregará a los nuevos propietarios la licencia de obras, lo que permitirá abordar los trabajos en el interior del antiguo inmueble, que cambiará completamente su aspecto respecto al negocio que abrió sus puertas en julio de 1963.

Según ha explicado el concejal de Territori, Josep Maria Milà, a partir del proyecto básico, Bombers de la Generalitat ya ha emitido el informe favorable. De forma que «es cuestión de días que podamos dar la licencia. Si no es a finales de esta semana, será como muy tarde a inicios de la que viene», concreta el responsable municipal en materia urbanística.

Con el proyecto básico, la empresa constructora ya podrá iniciar los trabajos. Mientras tanto, el Ayuntamiento estudiará el proyecto ejecutivo, que ya le ha sido entregado, para que pueda iniciarse definitivamente la construcción del futuro hotel.

La concesión de la licencia permitirá que de forma definitiva se impulsen unas obras que empezaron a finales del año pasado en el interior del edificio. Por el momento, los trabajos se habían limitado al derrumbe de algunas paredes y la extracción de materiales. «Está todo preparado para empezar», asegura el concejal de Territori.

El envoltorio del nuevo Imperial Tarraco será como el actual. La estructura exterior se mantendrá, ya que, a pesar de los años, ésta se encuentra en buenas condiciones. En cambio, en su interior el edificio nada tendrá que ver con el hotel que cerró sus puertas el 22 de mayo del año pasado. 

Reabrirá como un establecimiento de vanguardia, de categoría cuatro estrellas o superior

Desde su entrada en funcionamiento hace más de 55 años no se había llevado a cabo ninguna actuación de mejora del viejo hotel, lo que había derivado en unas instalaciones que se quedaron obsoletas y que habían perdido su encanto. Tras su compra a la cadena hotelera Husa, el nuevo propietario, Diamond Alta Project, ha diseñado una intervención para que éste vuelva a ser un hotel de vanguardia, de categoría cuatro estrellas o superior.

El nuevo negocio reabrirá con una cifra inferior a las 170 habitaciones repartidas en seis plantas que había en el momento en el que se cerró el establecimiento. En primer lugar porque está previsto que se habilite un espacio en la última planta para apartamentos, y, en segundo lugar, porque los nuevos propietarios decidieron prescindir de las estancias ubicadas en la parte posterior, de forma que todas las habitaciones serán más alargadas y tendrán vistas al mar. Además, está previsto que en lo alto del inmueble se habilite una gran terraza con un restaurante en la que habrá una zona chill out y una piscina con vistas al mar.
Con una inversión de entre ocho y diez millones de euros, está previsto que las obras se prolongarán por espacio de unos dieciocho meses. Cuando reabra está previsto que la cadena H10 se hará cargo de la gestión del establecimiento.

Temas

Comentarios

Lea También