Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de TGN ralentiza el desalojo de las Parcel·les Iborra

Pide a ADIF un trazado definido de la vía del tren que debe pasar por esa zona para justificar la 'congelación' del desarrollo del sector
Whatsapp
El concejal Carles Castillo se reunió con los vecinos de las Parcel·les Iborra el viernes día 16 de enero. Foto: J.C./DT

El concejal Carles Castillo se reunió con los vecinos de las Parcel·les Iborra el viernes día 16 de enero. Foto: J.C./DT

El concejal de Urbanisme Carles Castillo ha cumplido su palabra. Hace escasamente un mes prometió a la decena de familias que viven en las Parcel·les Iborra –en el Camí Vell del Loreto– ayudarles a mantener sus propiedades, unas casas que deben desaparecer con el desarrollo del Pla d’Ordenació Urbana Municipal (POUM) de la ciudad.

Estas familias, con escasos recursos económicos, llevan casi medio siglo viviendo en unas construcciones precarias que a día de hoy son alegales, según el planeamiento urbanístico de la ciudad. Precisamente esta condición les obliga a marcharse de allí en el futuro porque sus propiedades forman parte de un Pla de Millora Urbana (PEMU) que contempla un equipamiento en ese sector de crecimiento.

Los vecinos asumen que sus días en las Parcel·les Iborra están contados, pero luchan a contracorriente para que su adiós definitivo se posponga el máximo número de años.

La fórmula para que esto sea así pasa este viernes por la Junta de Govern Local (JGL). El concejal de Urbanisme, Carles Castillo, había explicado en enero qué haría su gobierno para ayudar a estas familias. Les explicó que la construcción del Col·legi Dominiques había quedado descartado en ese emplazamiento porque parte de esos terrenos están reservados al futuro trazado ferroviario de la ciudad (que debe sustituir la vía de la costa).

Ante la indefinición actual del trazado de esta futura vía férrea –sólo hay una reserva de terreno orientativo en un mapa–, el Ayuntamiento propone concretar más con los técnicos de la empresa pública Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) para poder ordenar mejor este sector del POUM.

La falta de un estudio informativo o del proyecto con un trazado de la vía definido es el ‘as’ que tiene en la manga el Ayuntamiento para poder retrasar la tramitación de ese terreno y garantizar unos años más de vida a las Parcel·les Iborra.

El documento oficial que pasa por la Junta de Gobierno Local solicita reuniones con ADIF para conocer este trazado, pero el Ayuntamiento es conocedor de que la propuesta que sugiere va para largo y sigue en la incertidumbre.

 

Papel firmado y no palabras

Esta estrategia urbanística que explicó Carles Castillo a los vecinos no bastaba con palabras y buenas intenciones. Los afectados, más pragmáticos que doctorados en leyes, exigieron al edil que esa posibilidad quedara rubricada en un papel que ellos pudieran defender en el futuro. Los mismos vecinos son conscientes de que las legislaturas se acaban cada cuatro años y de que los políticos cambian, y nadie quiere que una promesa verbal se la lleve el viento si hay cambio de siglas al frente del Ayuntamiento.

Castillo aseguró a los propietarios afectados que intentaría aprobar en una Junta de Gobierno esta propuesta y la semana pasada debía pasar trámite. La propuesta de acuerdo entró en la sesión informativa del jueves pero no pasó por la Junta de Gobierno del viernes.

El propio Carles Castillo llamó a los vecinos y les garantizó que «este viernes sí pasará por la Junta de Gobierno». No obstante, el acuerdo firmado en la sesión informativa ya avala lo prometido. Luego, se notificará a Urbanisme de la Generalitat para que lo ratifique.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También