Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Tarragona achaca a un 'error' el cambio de señalización

Begoña Floria, alcaldesa accidental, admite el fallo y pide disculpas a los que fueron multados injustamente
Whatsapp
La retirada de vehículos ha generado fuertes quejas entre los afectados. Foto: Pere Ferré

La retirada de vehículos ha generado fuertes quejas entre los afectados. Foto: Pere Ferré

La concejal Begoña Floria, alcaldesa accidental de Tarragona estos días, reconoció ayer un «error» municipal en la señalización de prohibición de estacionar en el entorno del Camp de Mart, en un tramo de la avenida Maria Cristina, tal como algunos afectados que fueron multados a consecuencia de ello habían denunciado el pasado miércoles. Floria explicó además que dos de los nueve vehículos habían sido retirados por la grúa erróneamente. A esos dos afectados se les devolverá el dinero de la multa. Los siete vehículos restantes que fueron retirados por la Guardia Urbana, en cambio, sí incumplían la señalización que era correcta, según la edil, pues «habían sido avisados con el preceptivo margen de 48 horas», afirma el consistorio. Pese a todo, Floria aclaró que teniendo en cuenta el informe recibido de la Guàrdia Urbana, los propietarios afectados podrán presentar los recursos que crean necesarios.

El Ayuntamiento salía así al paso de las denuncias expresadas por varios afectados el miércoles, y de las explicaciones que ayer por la mañana exigía el portavoz municipal de Esquerra Republicana, Pau Ricomà, quien calificó los sucesos como «una situación muy grave de maltrato al ciudadano».

Los hechos, que tuvieron lugar la noche del martes al miércoles de esta semana, sorprendieron a quienes habían dejado su coche aparcado en el entorno del Camp de Mart, pues la grúa se los llevó al incumplir la prohibición de estacionamiento con motivo de las fiestas de Sant Magí. No obstante, algunos de los afectados mostraron su indignación afirmando que la restricción no comenzaba hasta el día 13. «Ponía que hasta el día 13. Yo aparqué el día 11 a las 00:30 y miré el cartel», lamenta Jorge Acebo, uno de los conductores afectados –uno de los dos a quien finalmente se ha retirado la multa–. «Fui al día siguiente y habían retirado todos los coches y habían cambiado toda la señalización», asegura. ERCafirma haber contactado con algunos de los propietarios de los vehículos, que les han hecho sus quejas por tener que pagar una multa que asciende a los 300 euros.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También