Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

El Ayuntamiento de Tarragona se lanza a la caza de los vados que no pagan

El consistorio lamenta que la recaudación está muy por debajo de Reus y de Lleida

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de un vado situado en la calle Mallorca de Tarragona. En la ciudad hay actualmente unos 3.000 de contabilizados. FOTO: Pere Ferré

Imagen de un vado situado en la calle Mallorca de Tarragona. En la ciudad hay actualmente unos 3.000 de contabilizados. FOTO: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona se lanzará en los próximos meses a la caza y captura de los vados que no pagan. Así lo asegura al Diari el concejal de Hisenda, Jordi Fortuny (ERC), quien avanza que ésta será una de las primeras tareas en las que se centrarán los nuevos inspectores fiscales que la corporación local quiere incorporar antes del 31 de diciembre para incrementar la recaudación impositiva de cara a 2020. 

En la ciudad hay unos 3.000 vados por los que se ingresan unos 600.000 euros anuales

De hecho, el área de Hisenda de la Plaça de la Font ha llevado a cabo a lo largo de las últimas semanas un estudio sobre los ingresos que la corporación local tiene por este concepto. La conclusión es clara: «Tenemos un nivel de recaudación de vados de una ciudad de unos 35.000 habitantes», afirma Fortuny, en relación al hecho de que, en realidad, Tarragona está muy por debajo de lo que le tocaría a un municipio de más de 130.000 ciudadanos.

El gobierno municipal ha realizado un estudio sobre el nivel de recaudación de los vados

En concreto, el edil especifica que, en la actualidad, hay unas 3.000 señalizaciones de estas características, que generan unos 600.000 euros anuales. 

«Sin ir más lejos, en Reus hay 4.000 vados que generan 1,2 millones de euros. Y en Lleida tienen 5.000, que les permiten ingresar 1,5 millones», recalca el máximo responsable económico de la administración tarraconense, quien denuncia que el anterior ejecutivo municipal «tenía una dejadez brutal en todo lo relacionado con la recaudación y con ir a buscar el dinero a quien no paga».

A corto plazo, los técnicos municipales no se marcan ningún objetivo concreto sobre la recaudación que se podría lograr. «Queremos analizar por qué hay este nivel de recaudación y, a partir de aquí, actuar e ir a buscar el dinero», añade.  

Inspectores «de alto nivel»
Según indicó Fortuny en la entrevista que publicó este periódico el pasado domingo, la idea del equipo de gobierno (ERC-Comuns) es la de configurar un nuevo equipo de inspectores fiscales de máximo nivel para «acabar con la absoluta dejadez que nos encontramos con la recaudación impositiva».

Jordi Fortuny (ERC): «La recaudación actual de los vados que tenemos es la de una ciudad de 35.000 habitantes»

«Estamos reclamando inspectores fiscales de Hacienda. Queremos a lo mejor de la Agencia Tributaria, que sean especialistas en el IBI, el IAE... No estamos hablando de un nivel para hacer un check list, sino de niveles altos porque las grandes empresas tienen ejércitos de abogados detrás», afirmó Fortuny, quien resaltó que «hablamos de poca gente, pero muy especializada. Queremos a tres o cuatro especialistas, con sus ayudantes. También habrá gente de la casa».      

Asimismo, el segundo teniente de alcalde resalta que la idea del ejecutivo «no es la de aumentar las tarifas de los vados, sino de lograr que los que no pagan, que lo hagan». 

Dudas entre la oposición
Entre las formaciones de la oposición, solo la CUP muestra su apoyo incondicional a la apuesta del alcalde Ricomà para incrementar las inspecciones fiscales. «Estamos de acuerdo. Ya en el mandato anterior denunciamos la falta de inspectores que hicieron cumplir la normativa», indica la portavoz Laia Estrada, quien añade que «lo que es necesario es garantizar una fiscalidad progresiva: que pague más quien más genera, y menos quien lo hace menos». 

Pau Pérez (PSC) lamenta que el gobierno local «desconfíe» de la ciudadanía tarraconense, «que siempre ha pagado al día», indica el exconcejal de Hisenda, quien recuerda que «lo que debería explicar el gobierno es lo que hará con los 20 millones en inversiones y los cien de gasto corriente que les dejamos». 

Por su parte, Rubén Viñuales (Cs) lamenta que Jordi Fortuny «no aclara a quién quiere inspeccionar», y afirma que «en un Ayuntamiento con periodo de pago voluntario de más del 90% no creemos que sea el camino». Sin embargo, los naranjas consideran que «hay otros impuestos que graban a las grandes empresas suministradoras, en los cuales existe un gran margen aún, y donde se pierde dinero para nuestro ayuntamiento día tras día». 

Dídac Nadal (JxTGN) asegura que su formación «no tiene ningún detalle» de la intención del gobierno de apostar por los inspectores fiscales. La formación apuesta por «rebajar impuestos para devolver a la ciudadanía todo el esfuerzo que ha hecho a lo largo de los últimos años», a la vez que reitera que «la congelación de tributos es insuficiente». 

Finalmente, José Luis Martín (PP) denuncia que «es lamentable que justifiquen siempre su incompetencia con referencias al pasado».

Temas

Comentarios

Lea También