Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento denuncia actos vandálicos en tres centros educativos

Mayoritariamente son pintadas y materiales rotos, lo que costará alrededor de 30.000 euros a las arcas públicas municipales

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de una de las pintadas que ha aparecido en uno de los muros del centro.

Imagen de una de las pintadas que ha aparecido en uno de los muros del centro.

El Ayuntamiento de Tarragona denuncia el vandalismo que han sufrido diferentes centros educativos de la ciudad. En concreto los hechos más graves, la escuela Cèsar August, la escuela PAX y la Llar d’Infants Municipal Cèsar August  han sido objeto de pintadas en el exterior  y en las aulas, el gimnasio y los despachos de los centros, han sufrido numerosos desperfectos, así como se han roto algunos cristales y se han vaciado extintores. 

El alcalde de Tarragona convocará la próxima semana una mesa de interconcejalías urgente (Seguretat Ciutadana, Educació, Neteja, Mantenimient...) para acordar medidas por paliar esta situación. El concejal de Educació, Francesc Roca, asegura que los tres centros educativos estarán a punto para el inicio del curso escolar, pero se muestra preocupado y se pregunta: «¿Por qué nos lo hacéis esto? Porque nos lo hacéis cuando un jardín de infancia o una escuela es un espacio educativo de socialización que respeta el entorno y que los respeta a ellas y a ellos?».

«Desde el Ayuntamiento de Tarragona -todas las concejalías y sus servicios técnicos y empresas externalizadas- hemos trabajado procurando que para el inicio de curso todas las escuelas estuvieran a punto después de estos actos vandálicos de los últimos días», explica Francesc Roca. Y añade:  «Cuando ya lo teníamos, nos encontramos por la mañana que han vuelto a hacer pintadas, y nos preguntamos cuántas personas estamos perjudicando con esta actitud de manera directa». Los daños causados en los tres centros -donde se concentran las incidencias más graves- afectan a más de 1.300 niños y sus familias, y más de 60 docentes y conserjes. «De manera indirecta, el entorno donde la escuela está ubicada también queda afectada por este vandalismo», lamenta el concejal de Educació.

El coste del vandalismo en estas dos escuelas y en el jardín de infancia (entre limpiezas y reparaciones) es de unos 30.000 euros, el equivalente a la construcción de dos nuevas pistas deportivas. «Hace falta que todos y todas reflexionan, puesto que el gasto que implica reparar todos estos desperfectos e incidencias tan graves se hace con dinero público de todos los contribuyentes. Se hace necesario que, como ciudad educadora que somos, desde la prevención, la corrección y la seguridad, nos implicamos desde la concienciación y la responsabilidad compartida que nos corresponda».

Temas

Comentarios

Lea También