Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento descarta alquilar motos acuáticas en la playa Llarga

El plan contempla la posibilidad, pero el concejal garantiza que no habrá una zona de embarcaciones a motor

Carla Pomerol

Whatsapp
El Ayuntamiento descarta alquilar motos acuáticas en la playa Llarga

El Ayuntamiento descarta alquilar motos acuáticas en la playa Llarga

No se alquilarán embarcaciones a motor en la playa Llarga de Tarragona, aunque el Pla d’Usos i Serveis de temporada de platges (2017-2012), publicado por el Ayuntamiento, diga lo contrario. Este plan regula la explotación de los chiringuitos y, como novedad, introduce la previsión de habilitar zonas de alquiler de tumbonas, tendales y embarcaciones, con y sin motor.


Según el pliegue de cláusulas que rige el procedimiento necesario para explotar los servicios de playa, –es decir, las bases del concurso–, la playa Llarga, junto con la de la Móra y la de Tamarit, contará con una zona de 50 metros cuadrados para poder alquilar embarcaciones a motor, como por ejemplo motos de agua. Después de las reivindicaciones por parte de los  grupos ecologistas y de los partidos políticos de la oposición, el concejal de Domini Públic, Josep Acero, desmiente la información y los rumores de los últimos días y asegura que «no se alquilarán motos acuáticas en la playa Llarga. Hemos eliminado dos de los chiringuitos que estaban situados encima de las dunas de la playa. Con esto, dejamos claro, una vez más, que el Consistorio apuesta por una playa natural».
El regidor puntualiza que la única embarcación a motor que habrá en la playa Llarga es la que ya existe desde hace unos años, conocida como la banana: una moto de agua que arrastra un neumático –con forma de plátano y de dos metros de longitud–. «Hace tiempo que funciona este servicio. Será la única moto acuática que se verá por la zona», explica Josep Acero.


Lo cierto es que esto contradice el plan de usos de las playas, ya que éste prevé una zona  de alquiler de 50 metros cuadrados para embarcaciones a motor. Según fuentes municipales, se contempló esta opción en la Llarga para diferenciar entre este servicio y los de patinete –que son sin motor–. Después de días de confusión, el Ayuntamiento se pronuncia y descarta rotundamente el alquiler de motos acuáticos y otras embarcaciones a motor en la playa Llarga, declarada espacio protegido. Por otro lado y según está previsto en el pliego de cláusulas, la playa de la Móra y la de Tamarit sí que podrán contar con un espacio reservado al alquiler de embarcaciones a motor, siempre que alguna empresa apueste por ello y que haya participado en el concurso.


Por su parte, desde la plataforma ecologista Gepec, «los efectos de la instalación de estos servicios a playas urbanas muy próximas a playas naturales, como la Llarga, afecta muy negativamente, por un tema de proximidad y empatía», asegura Ramon Ferré, técnico de Gepec, quien añade que «nosotros intentamos conseguir una mejora de vida en las playas y esto se hace incorporando naturaleza en los espacios.En cambio, este nuevo plan de usos hace todo lo contrario: incorporar cosas y servicios artificiales en zonas tranquilas».


En esta misma línea, Noemí Martín, de la plataforma Salvem La Platja Llarga, asegura que lo importante es que «se lleve a cabo un plan de usos específico destinado a un espacio de interés natural, como es la playa Llarga y el bosque de la Marquesa. De esta manera no entraríamos en polémicas y discusiones cada vez que se propone un plan de usos para las playas», y añade que «nuestro litoral siempre ha estado amenazado, pero tenemos que dar el valor integral, no solamente a la playa, también al fondo marino y a los bosques cercanos».

El resto de servicios
Durante el pasado mes de abril, se publicó el anuncio del concurso para conseguir las autorizaciones municipales y explotar los diferentes servicios de temporada de las playas de Tarragona. Respeto a los chiringuitos, sale a concurso uno en la playa del Miracle durante cuatro meses –de 1 de junio a 30 de setiembre–. No se pone a disposición la renovación del otro chiringuito, ya que está ubicado a la zona más próxima al Port Esportiu, que se verá afectada por la construcción de la plataforma de acceso. Por otro lado, la playa Llarga contará solamente con un chiringuito, ya que los otros dos acabaron el contrato el año pasado y, este año, no se ofrecen, «con la intención de preservar el rol histórico de la playa natural y la protección de las zonas con dunas», explicaba, en un comunicado, el regidor Josep Acero. A estas, se deben añadir tres en la playa de la Arrabassada y otra en la de la Savinosa, que abren todo el año, no solamente en época estival, y por lo tanto, tienen una concesión de 12 años, más tres de prolongables.


El plan de usos también prevé la habilitación de zonas de alquiler de tumbonas y tendales, dos espacios, –sin contar la playa Larga–, de alquiler de embarcaciones a motor y nueve de embarcaciones sin motor. El plazo de vigencia de las autorizaciones será de una temporada.

Comentarios

Lea También