Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

El Ayuntamiento fusionará la EMT con Aparcaments en 2020

El concejal de Serveis Centrals, Jordi Fortuny, anuncia que el Consistorio unificará el próximo año las dos empresas, en lo que será el inicio del plan para reducir compañías municipales

Octavi Saumell

Whatsapp
El primer paso será fusionar la EMT con la empresa de parkings. FOTO: Pere Ferré

El primer paso será fusionar la EMT con la empresa de parkings. FOTO: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona unificará el próximo año bajo un mismo paraguas a la Empresa Municipal de Transports (EMT) y Aparcaments Municipals de Tarragona (AMT). Así lo anunció ayer por la noche el concejal de Serveis Centrals, Jordi Fortuny (ERC), durante la celebración del consejo de administración de la Agrupació d’Interès Econòmic (AIE). El segundo teniente de alcalde expuso en su informe de presidencia la intención por llevar a cabo esta integración «a lo largo de 2020», a la vez que remarcó que esta operación «no afectará al personal» de ambas compañías. Por ello, la próxima semana se reunirá con los comités de empresa de ambas firmas para explicarles el proyecto y sus previsiones.

«No nos sobra nadie. Al contrario, la unificación beneficiará a los trabajadores de Aparcaments y EMT porque pasarán a formar parte de una empresa de mayor tamaño, lo que les irá mejor a nivel laboral», indicó Fortuny en declaraciones al Diari tras exponer la idea a las formaciones de la oposición.

Objetivo: antes de julio

La unificación que se llevará a cabo a lo largo de los próximos meses –y que será detallada en los consejos de administración de ambas empresas del mes de diciembre– es el primer paso de la reorganización integral de las compañías cien por cien públicas que el equipo de gobierno municipal (ERC-ECP) quiere impulsar a lo largo de este mandato.

Por ello, la primera fase se centra en las dos firmas que gestionan la movilidad de la ciudad. Así, mientras que la EMT se ocupa del transporte público –con el autobús municipal–, Aparcaments tiene los siete parkings cerrados –Saavedra, Torroja, Avinguda Catalunya, Joan XXIII, Rambla Lluís Companys, Imperial Tarraco y Francesc Bastos–, además de las plazas de estacionamiento regulado en la vía pública, con las zonas azules, verdes y naranjas, generando en total un volumen de negocio de 5,6 millones de euros.

El objetivo de la unificación es la «optimización de recursos», según remarcó ayer Fortuny, quien especificó que el ahorro que se generará vendrá de la mejora «de los sistemas informáticos, de gestión y de contabilidad», pero no del capítulo de personal. «No habrá ni EREs ni nada raro. La plantilla no debe sufrir», recalcó.

Asimismo, la fusión dará a la futura compañía «un mayor equilibrio patrimonial», un hecho que se espera que permita reducir la aportación que actualmente realiza el Ayuntamiento a ambas firmas. Durante este 2019, el Consistorio aporta 8,8 millones de euros a la EMT, mientras que la AMT genera recursos. La intención a medio plazo es la de poder destinar menos dinero a la empresa de transporte público.

La previsión de todo ello es que la operación sea una realidad en julio, una vez se hayan llevado a cabo las auditorías de ambas empresas y no hayan transcurrido dos meses desde la elaboración de este análisis, que es el límite máximo permitido por la ley.

Durante el primer semestre del próximo año se definirá el nombre que tendrá la futura compañía resultante de la integración, que podría denominarse Tarragona Mobilitat. La integración supondrá que se cree una gerencia, por la que se convocará un concurso público, mientras que habrá dos unidades de negocios: aparcamientos y transporte público. En la reunión de ayer Fortuny no detalló si estas dos últimas plazas serán ocupadas por los actuales gerentes de la AMT y de la EMT.

‘OK’ general a la operación

La operación deberá ser avalada a mediados de año por el Saló de Plens, un requisito que no se espera que sea ningún problema. «Se trata de una fusión que ya teníamos prevista. Si se puede hacer ahora es gracias a que logramos sanear las cuentas de Aparcaments», afirmó ayer la portavoz del PSC, Sandra Ramos.

De forma positiva ve también la operación Rubén Viñuales (Cs). «El mandato anterior ya deberían haberse fusionado las empresas de 100% públicas. Ganaremos en eficiencia, ahorro, evitaremos duplicidades y podremos sacar contablemente de la liquidación algunas de ellas», afirmó el líder de la formación naranja, quien añadió que «además, acabaremos con tantos consejos de administración pasando a tan solo uno. Ya toca reducir grasa y ganar músculo».

Prácticamente de manera calcada se expresa Dídac Nadal (JxTGN). «Sin ninguna duda, es evidente que las empresas municipales deben fusionarse», afirma el edil, quien añade que con la integración de EMT y Aparcaments «se reducirán los gastos y se incrementará la eficiencia y la eficacia».

Laia Estrada (CUP) resaltó que esta operación «ya se habló en el anterior mandato», si bien se muestra partidaria de que las fusiones «permitan reducir gerencias». En este sentido, la cupaire considera que también debería explorarse «la supresión de la de Desenvolupament Económic para que el Palau lo gestione Espimsa», mientras que pide que «Smhausa y Mitjans sean organismos autónomos, no empresas». Finalmente, José Luis Martín (PP) también apoya la fusión, y resaltó que la nueva compañía «también debería gestionar los aparcamientos» del Mercat Central «que ahora lleva Espimsa»

Temas

Comentarios

Lea También