Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento inicia la cuenta atrás para la expropiación de Ca l'Ardiaca

La propiedad tiene dos años a partir del jueves para iniciar la rehabilitación y no perder el inmueble histórico de la Part Alta
Whatsapp
La fachada de Ca l´Ardiaca sigue recubierta de una lona embellecedora a la espera de que se desbloquee su rehabilitación. Foto: Lluís Milián

La fachada de Ca l´Ardiaca sigue recubierta de una lona embellecedora a la espera de que se desbloquee su rehabilitación. Foto: Lluís Milián

La primera Junta de Govern Local tras el periodo vacacional se ha convocado este jueves. En ella se incluirá, si no hay cambios de última hora, la propuesta de incluir Ca l’Ardiaca dentro del Registro Municipal de Solares. La medida permite fijar una fecha límite para desbloquear una rehabilitación que lleva demasiados meses parada.

Si los propietarios del inmueble, la firma zaragozana Desarrollos Arbe SL,no empiezan la rehabilitación del inmueble o consigue la licencia para iniciar las obras en este plazo de tiempo –septiembre de 2017–, el consistorio podrá usar esta figura legal del Registro Municipal de Solares para expropiar la finca y decidir él cómo salvaguardar un inmueble fechado a caballo entre los siglos XIV y XVI.

Fuentes de la empresa señalan que el acuerdo de la Junta de Govern Local es discutible puesto que la tramitación del proyecto básico está en marcha y todas aquellas sugerencias o cambios solicitados por los técnicos del área de Urbanisme se están llevando a cabo. De hecho, consideran que esta cuenta atrás no existe por este motivo y no temen que el consistorio pueda expropiar el inmueble en el plazo de 24 meses.

Por otra parte, fuentes expertas señalan que la potestad municipal es firme una vez se apruebe por Junta de Govern Local y que si no se cumplen los requisitos que evitan la expropiación, ésta será efectiva en dos años.

Desarrollos Arbe SL pedirá en los próximos días una reunión con el concejal de Urbanisme i Llicències, Josep M. Milà. El objetivo de la propiedad es explicar al nuevo responsable del área la situación para buscar la máxima agilidad para resolver las trabas que puedan aparecer.

 

Pieza angular

De hecho, la propiedad considera que la pieza angular para desbloquear el tema es la excavación del subsuelo de Ca l’Ardiaca, unos 800 metros cuadrados pensados para un recinto de restauración importante dentro de este hotel y en la Part Alta.

La versión de la empresa es que la Generalitat aceptó la propuesta inicial de la empresa en la firma del convenio urbanístico de este proyecto de hotel –uno de los pasos técnicos necesarios en espacios protegidos como Ca l’Ardiaca– y luego se desdijo.

Según la firma zaragozana, la inclusión del subsuelo es necesario para que el proyecto salga rentable. Se estima que entre la compra y la rehabilitación, la inversión inicial se dispara entorno a los diez millones de euros. «Si no hay subsuelo, el proyecto es inviable», admite el portavoz en Tarragona de Desarrollos Arbe, Sebastià Cabré.

Fuentes consultadas por el Diari matizan la versión de la firma. «La Generalitat no ha prohibido aprovechar el subsuelo de Ca l’Ardiaca, lo ha desaconsejado», apuntan las mismas fuentes.

La necesidad de aprovechamiento del espacio (en este caso el subsuelo del inmueble gótico) debe partir primero de un proyecto arqueológico sumado a otro de sujeción de Ca l’Ardiaca. Con ello aprobado sería necesario conocer qué hay en este subsuelo para decidir posteriormente si es aprovechable o no.

Según la empresa, sus catas señalan que la excavación sacará elementos romanos de gran valor, pero a su vez se eliminará mucho relleno que se usó en su día para nivelar el edificio en el Pla de la Seu. Otras voces ponen en duda esta hipótesis y señalan que es una incógnita lo que pueda encontrarse a unos cuatro metros de profundidad.

Con todo, el proyecto básico presentado en diciembre sigue su curso. Este paso es previo al proyecto ejecutivo y arqueológico, paso previo a la obtención de la licencia.

Desarrollos Arbe mantiene en pie su apuesta de hotel y lamenta que éste no pueda estar operativo en 2016. «Hacen falta entre 18 y 24 meses para que la rehabilitación del inmueble y la creación del hotel sea factible. Por tanto, confiamos que en 2017 sea una realidad», reitera el portavoz, aunque admite que la tramitación administrativa todavía tiene un largo camino por recorrer.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También