Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento quiere ahora renegociar la propuesta de la Diputació para la Savinosa

El Consistorio cree que la petición para modificar el POUM debe «minimizar el impacto en el valor natural». El alcalde Ricomà votó hace un año a favor de esta solicitud en la Diputació 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del entorno del antiguo preventorio de la Savinosa, un espacio que está cerrado desde hace 48 años. FOTO: Pere Ferré

Imagen del entorno del antiguo preventorio de la Savinosa, un espacio que está cerrado desde hace 48 años. FOTO: Pere Ferré

Nuevo e inesperado frenazo para desbloquear la situación en la que se encuentra el antiguo preventorio de la Savinosa, un espacio que no cuenta con ningún uso desde 1972. Casi un año después desde que la Diputació presentara al Ayuntamiento de Tarragona la petición formal para modificar el POUM para «ampliar» los usos de la finca, ahora el gobierno municipal (ERC-Comuns) quiere renegociar algunos puntos del documento que fue aprobado por el pleno provincial en febrero de 2019 con el voto del ahora alcalde, Pau Ricomà (ERC). 

Así lo asegura al Diari el coordinador municipal del área de Territori, Xavier Puig (ERC), quien resalta que, a lo largo de los últimos meses, el Consistorio ha valorado «técnicamente y políticamente» la petición presentada por la corporación actualmente presidida por Noemí Llauradó (ERC). «El tema está en revisión. No tenemos reparo en mejorar lo que se pueda de la propuesta», afirma el edil republicano, quien se muestra convencido de que las conversaciones entre ambas administraciones «no deben alargarse demasiado», de forma que cree que habrá acuerdo a corto plazo. 

«Debemos encontrar el punto de equilibrio entre la viabilidad del espacio para que puedan hacerse cosas –y deje de estar abandonado– con el hecho de que estamos alineados con la necesidad de que se preserven los valores paisajísticos y públicos del entorno» añade el teniente de alcalde tarraconense. 

Xavier Puig: «Debe pulirse la propuesta. Hay aspectos, como el valor paisajístico, que debemos discutir»

«Desde la mirada local, la propuesta se puede mejorar. Hay aspectos que debemos discutir, como el valor paisajístico y el hecho de minimizar el impacto que pueda alterar el valor natural y preservar la zona boscosa», afirma Puig, quien recalca que la contrapropuesta municipal «se hará desde la lealtad». 

Espacio para un hotel
Según la solicitud aprobada por la Diputació hace un año, la Savinosa tendrá el doble de superficie construida que la actual finca y contempla la conservación de la práctica totalidad de las edificaciones, diseñadas en 1928 por el arquitecto Francesc Monravà. El espacio construido en el emplazamiento es, a día de hoy, de unos 10.000 metros cuadrados entre sus nueve pabellones. De cara a su renovación, en cambio, los técnicos quieren ampliar esta cifra hasta los 24.000, lo que representa un incremento de hasta 14.000 metros cuadrados.

 De los 24.000 metros cuadrados que se podrán construir, se reservan un máximo de 8.171 para un recinto hotelero, que se situaría exclusivamente en el pabellón central y que contaría con un mínimo de cuatro estrellas para dar un valor añadido –junto a un restaurante– al entorno. Esto significa que el negocio privado podría ocupar una tercera parte del espacio edificado, con un techo de cuatro plantas, que son las que tienen los actuales inmuebles.

Se trata de una dimensión considerable pero que, por ejemplo, representa únicamente la mitad de los 14.000 metros con los que contará el Hotel Imperial Tarraco, que tendrá 130 habitaciones. Esto sí, son bastantes más que los 2.300 metros del Urbis, con 60 habitaciones en la Plaça Corsini.  

«Es cierto que hay mucho espacio para el hotel, pero no estamos en contra de esto, sabiendo de que el hecho de que haya un hotel puede ayudar a dinamizar el entorno y tirar hacia adelante el proyecto», asegura Puig, quien es consciente de que «si lo priorizamos todo a una inversión pública, seguiremos cincuenta años más sin avanzar». Por ello, cree que «debe avalarse que haya iniciativa privada, pero con espacios abiertos». 

Un 42% de nuevas zonas verdes
Aparte de abrir la puerta para que la finca pueda albergar un hotel, la propuesta presentada por la Diputació solicita que los usos admitidos en la finca incluyan la actividad administrativa, educativa, universitaria, de parque tecnológico, deportiva, residencia colectiva, cultural, ocio, sanitaria-asistencial, religiosa, servicios funerarios y equipamientos histórico-artísticos. 

Además, la modificación solicita que se incluyan los usos de oficina, restauración, recreativo musical y educación en el ocio. No se permitirán, en cambio, los usos de vivienda, de establecimientos comerciales destinados a supermercados y galerías comerciales, hostales, pensiones, albergues, hoteles-apartamentos, edificios de apartamentos turísticos, ni edificios de uso industrial, logístico, almacén ni inmuebles de uso exclusivo de aparcamientos, ambientalmente incompatibles con la valía ecológica del Morrot.

El planeamiento que se propone establece que el 42% de la finca –unos 27.600 metros cuadrados– serán nuevas zonas verdes de titularidad pública, abiertas a la ciudadanía. En este sentido, se amplía el paso público por el frente marítimo con el impulso de un vial interior entre las dos playas –Arrabassada y Savinosa–, que permita una mejora en su conexión. Además, se abren otros espacios de valor ecológico, ampliando su uso público y complementando y diversificando el ocio en este ámbito. 

Temas

Comentarios

Lea También