Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento quiere que las asociaciones comerciales se unan en federaciones

Tras la primera campaña de Navidad, compartida en toda la ciudad, la administración local es partidaria de establecer una estrategia conjunta. Ahora hay diez entidades activas

Núria Riu

Whatsapp
Por primera vez este año la campaña de Navidad fue conjunta, con tres fiestas finales.  Foto: Pere Ferré/dt

Por primera vez este año la campaña de Navidad fue conjunta, con tres fiestas finales. Foto: Pere Ferré/dt

«No puede ser que en Tarragona tengamos diez asociaciones de comerciantes». Son palabras de la concejal de Comerç del Ayuntamiento, Elvira Ferrando, quien en la última reunión con los representantes del sector presentó a los asistentes la propuesta de que estas entidades se agrupen en federaciones. De momento, fue un primer tanteo, para conocer la opinión de los implicados y sin entrar a concretar el modelo o lo que podría significar. «Debe ser el propio sector el que explore las fórmulas y marque las líneas», considera Ferrando.

La ciudad de Tarragona tiene en estos momentos un total de dieciocho asociaciones comerciales, de las cuales diez son activas. Algunas son de barrio, otras tan solo agrupan una calle. Y esto hace que las actividades que realizan varíen mucho entre ellas. A partir de esta diversidad, la concejal de Comerç considera que un buen punto de partida sería «coger el modelo de las federaciones de asociaciones de vecinos». En este caso, hay una para Ponent y otra para Llevant y la edil socialista considera que sería conveniente  una tercera, con la realidad del centro.

Ferrando está convencida de que, sumando sus esfuerzos, se conseguiría una «profesionalización» de la actividad que desempeñan estas asociaciones y que permitiría lanzar «un mensaje de unión». La creación de sinergias  ha sido una de las prioridades de la concejalía de Comerç, que el pasado invierno impulsaba la primera campaña comercial conjunta de Navidad.

«Debe ser el propio sector el que explore las fórmulas y marque las líneas de cómo quiere hacerlo»

Desde la Unió de Botiguers de Torreforta, Carlos Legaz considera que «el problema de Tarragona es que no es una ciudad a lo ancho sino a lo largo, y cada territorio tiene sus particularidades». Afirma que si ésta se constituye «estaremos dentro», pero que «es necesario buscar las fórmulas para que quede cubierto todo el territorio». Legaz lo afirma porque, según explica, la pasada campaña de Navidad en Torreforta «no funcionó». «Mucha gente no entendió los mensajes y los comerciantes se quejaron de que no había acabado de cuajar bien», argumenta. Y esto hace que Legaz apunte que deben analizarse detenidamente todos estos factores antes de explorarse alternativas.

Por su parte, Alfonso Sánchez, de la Unió de Botiguers de Sant Pere i Sant Pau, no está convencido de que esta iniciativa sea positiva para el barrio. «No tenemos los mismos intereses que el centro de Tarragona. No sé. No sabemos muy bien qué podemos aportar nosotros al centro y en qué pueden ayudarnos», describe.
Sánchez apunta que el motivo de ser de la asociación es que los vecinos se queden a comprar en Sant Pere i Sant Pau. «Debemos mirar por el barrio y esto de compartir promociones tampoco tenemos muy claro que funcione», argumenta.

«Es necesario buscar las fórmulas para que quede representado todo el territorio»

Más dinamización
La Associació de Comerciants de Sant Pere i Sant Pau tiene alrededor de sesenta asociados. Se financia exclusivamente a través de una cuota mensual de diez euros que paga cada uno de los establecimientos. Esto hace que manejen un presupuesto anual de poco más de 7.000 euros. Este dinero lo utilizan exclusivamente para dinamizar el sector con campañas como la de Sant Jordi, cuando se hace una fiesta infantil, o la Fira de Comerç, dentro de las fiestas de la Unió. 

Con los números encima de la mesa, Alfonso Sánchez considera que «quizás a nivel económico sí que dispondríamos de más recursos, pero es que no sabemos muy bien las repercusiones».

«No tenemos los mismos intereses. No tenemos  claro qué podemos aportar al centro y en qué pueden ayudarnos»

Hace más de treinta años que se intentó una iniciativa similar. Una decena de asociaciones comerciales del centro y de los barrios de Ponent se juntaron y crearon la federación. Según explica uno de los actores que estaba en aquellos momentos, «no funcionó porque todo el mundo quería la presidencia y al final se diluyó».
Josep Maria Juan Biosca es presidente de la Unió d’Empresaris del Voltant del Mercat Central, una entidad que agrupa a unos setenta establecimientos. Tras la reunión de la última Taula de Comerç en la que se planteó el tema no se ha hablado con los asociados la posición que mantendrá la entidad. Pese a ello, Biosca ya avanza que «no estamos en esta línea».

Los negocios de las inmediaciones del Mercat Central tampoco están satisfechos de los resultados de la campaña de Navidad. «Para nosotros no fue positiva y somos partidarios de no repetirlo», dice Biosca.  

Temas

Comentarios

Lea También