Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento suspende un año la concesión de licencias en la Part Alta

Ballesteros regulará los usos del Casc Antic para 'compatibilizar la actividad económica con la calidad de vida de los vecinos'

Octavi Saumell

Whatsapp
El alcalde reconoce que la concentración de terrazas y locales de ocio en la Part Alta se ha incrementado ´de forma exponencial´. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El alcalde reconoce que la concentración de terrazas y locales de ocio en la Part Alta se ha incrementado ´de forma exponencial´. FOTO: LLUÍS MILIÁN

El Ayuntamiento de Tarragona quiere acabar con los problemas de ruido en la Part Alta. Por ello, hoy se dará un paso importante, ya que el pleno municipal aprobará suspender durante un año la concesión de licencias en el Casc Antic. Según ha podido saber el Diari, el Saló de Plens acordará esta mañana no tramitar más permisos para que abran –o amplíen sus terrazas– los locales de ocio u hosteleros hasta tener definida una modificación puntual del Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) en la que se limiten los usos permitidos en la zona histórica de la ciudad y que acabe con los problemas de convivencia con los vecinos.

La iniciativa se debatirá de urgencia, puesto que no figura en el orden del día de la sesión que se iniciará a partir de las nueve de la mañana. Ayer, durante la junta de portavoces previa al pleno, el alcalde explicó a las formaciones de la oposición esta actuación, que se tomará a raíz de la polémica que la actividad lúdica y de ocio ha comportado en la zona histórica de la ciudad y que ha generado numerosas quejas vecinales y la aparición de la plataforma Farts de Soroll.


‘Ruido y calles sucias’
En el expediente que hoy se presentará al pleno –al que ha tenido acceso este periódico– aparece una proposición del alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) en la que el máximo representante municipal propone «encomendar al área de Territori que estudie una nueva regulación de los usos permitidos en la Part Alta, y que por ello se aproveche la modificación puntual del POUM que actualmente está en fase de elaboración».

Por ello, mientras se lleva a cabo la tramitación urbanística para decidir qué es lo que se permite y qué es lo que no, el alcalde pedirá al resto de formaciones con representación en el Saló de Plens que «se suspenda la concesión de nuevas licencias, comunicados o declaraciones responsables de actividades relacionadas con los usos de restauración (bares-restaurantes y similares), así como a los emplazamientos recreativos, musicales y de ocio (bares musicales, salas de fiestas, discotecas y similares) en el ámbito de la Part Alta, durante el plazo máximo de un año».

En el escrito, Ballesteros recuerda que «durante los últimos años se ha implantado en la Part Alta un gran número de actividades lúdicas y de restauración, cuya concentración ha provocado molestias y quejas ciudadanas y la necesidad de que sea la administración la que intervenga para canalizar la actividad económica y hacerla compatible con la calidad de vida de los vecinos».

A juicio del líder de la formación socialista, «la concentración de actividades de restauración, la ocupación de la vía pública con terrazas y la apertura de locales de ocio está provocando alteraciones importantes en la forma de vida de esta parte de la ciudad», ya que advierte de que «los habitantes del Casc Antic ven con preocupación que los cambios se producen con una gran celeridad, que el espacio público está muy densamente ocupado y que las actividades festivas se concentran en un espacio propio pero que, en cambio, no reciben ninguna compensación necesaria».

Ballesteros remarca que esta situación «provoca que las calles estén sucias, que el ruido o las molestias de las actividades se incrementen y que la percepción negativa crezca de forma exponencial».


La CUP lo pidió hace un año
Se da la circunstancia de que la CUP solicitó que se llevara a cabo la suspensión de licencias en la Part Alta hace más de un año, en el pleno que se llevó a cabo el 28 de septiembre de 2015. Ese día, los cupaires presentaron una moción en la que, textualmente, solicitaban «suspender la mercantilización de la vía pública y abrir un proceso de participación amplio y tranversal con la ciudadanía» para regular «las condiciones en las que se dan estas autorizaciones».

La moción se aprobó con el OK de PSC, ERC, CUP e ICV, si bien los socialistas exigieron a los independentistas que eliminaran del acuerdo la palabra «mercantilización» y no se instara a la suspensión de los permisos. En este sentido, se acordó «abrir un diálogo con los vecinos, movimientos sociales y representantes del comercio y la hosteleria para regular la instalación de terrazas» en la Part Alta.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También