Tarragona Comercio

El Sabadell se enroca para que Ten Brinke sea el nuevo IKEA

La entidad financiera y Fertasa blindan la oferta de los holandeses, dos millones inferior a la de Bogaris. El Ayuntamiento se mantiene al margen pese a dejar escapar 360.000 euros

Octavi Saumell

Whatsapp
El proyecto de Tarragona será similar al que la compañía europea puso en marcha en noviembre en la Puerta de Algete (Madrid). FOTO: Cedida

El proyecto de Tarragona será similar al que la compañía europea puso en marcha en noviembre en la Puerta de Algete (Madrid). FOTO: Cedida

El veto del Banc Sabadell a la oferta de la compañía andaluza Bogaris ha sido decisivo este miércoles para que la Junta de Propietaris del Pla Parcial 10 –situado entre el Anillo Mediterráneo de Campclar y la T-11– haya optado finalmente por rechazar la oferta de 16 millones de euros de la firma sevillana y ratificara la propuesta que se avaló el pasado 11 de marzo a favor de la holandesa Ten Brinke, de 14, para que tome el relevo de la desaparecida IKEA en la zona de Ponent. 

La gran diferencia económica entre las dos opciones había generado controversia entre una pequeña parte de los dueños del 80% de los terrenos del sector que forman parte de la asociación, algunos de los cuales no veían con buenos ojos que se aprobara una oferta que es inferior en un 12,5% a la otra, según han indicado este miércoles en la reunión que se ha llevado a cabo en Casa Canals. 

Los dueños votan «no» a abrir un último plazo para que se presentaran las últimas propuestas

En el encuentro, algunos de los asistentes han propuesto que no se tomara ninguna decisión en firme, sino que se abriera un plazo «brevísimo» de unos diez días para que las dos empresas interesadas presentaran una oferta «definitiva» en un sobre cerrado «y que se escogiera la propuesta más elevada», según indican fuentes consultadas por este periódico.

De hecho, esta posibilidad se ha llegado a votar, pero únicamente ha obtenido el apoyo de representantes que sumaban poco más del 20% de los terrenos. En este sentido, la entidad financiera con sede social en Alicante ha presionado con el 32% que gestiona por parte del fondo de inversión americano Cerberus para decantar la balanza a su favor y ratificar el acuerdo de hace 24 días. 

Ten Brinke: «Nuestra solvencia económica ha sido clave. No necesitamos financiación»

El Sabadell tiene delegado el voto del propietario con un mayor porcentaje del plan parcial –Cerberus–, por lo que su opinión era decisiva para que se pudiera llegar al quórum mínimo del 70% que exigen los estatutos de la asociación de propietarios para poder tomar decisiones de venta. Además del Sabadell, la posición a favor de Ten Brinke de la empresa Fertasa ha propiciado que, entre las dos entidades, sumaran más del 50% de la propiedad. Algunos de los pequeños propietarios consultados por este periódico muestran su contrariedad por la decisión, ya que un dueño que cuenta con un 5% de los terrenos dejó de ganar 72.000 euros.   

Ten Brinke pagará sin créditos
Las fuentes consultadas resaltan que al Banc Sabadell le ha pesado el acuerdo que tiene –aparte de la Junta de Propietaris– con Ten Brinke para que la empresa de los Países Bajos adquiera una finca para construir viviendas. En este sentido, la compañía holandesa ha anunciado públicamente que, además del proyecto comercial, su objetivo es llevar a cabo iniciativas residenciales, mientras que Bogaris se centraba exclusivamente en el gran almacén, de 38.000 metros cuadrados, mediante una inversión de más de 48 millones de euros. 

Josep Maria Milà: «El precio que se paga es competitivo, está dentro de la tasación. No queríamos especular»

En la reunión de este miércoles, los representantes del Banc Sabadell han reconocido ante los asistentes haber acordado una operación mediante la cual la firma nórdica adquiriría el solar que el fondo de inversión americano habría comprado por unos 800.000 euros, un hecho que habría convencido a la entidad financiera a cerrar el trato con la empresa europea. Desde el banco se ha indicado en Casa Canals que esta operación se cerró después de la reunión del 11 de marzo en la que se votó a favor del proyecto de Ten Brinke.  

Este miércoles, fuentes de la empresa que construirá el futuro nuevo centro comercial de la zona de Ponent han afirmado al Diari que, a su juicio, «nuestra solvencia económica ha sido clave, ya que no necesitamos financiación para materializar la compra». En esta linea, está previsto que el contrato se firme a principios de la próxima semana. «En 2005 abrimos nuestra división de Ten Brinke Group en Barcelona. Nuestra apuesta es crecer en Catalunya, y esto también ha gustado a los propietarios», resaltan desde la compañía con raíces holandesas. 

Equidistancia municipal
En la reunión de ete miércoles no ha acudido ningún representante del Ayuntamiento de Tarragona, pese a que la administración municipal cuenta con casi un 19% de los terrenos del PP10. Se da la circunstancia de que el Consistorio no ha tomado parte de la operación pese a que las arcas municipales han sufrido un golpe de 360.000 euros al aceptar la propuesta holandesa. En este sentido, mientras que ahora el Consistorio cobrará unos 2,52 millones de euros, con la propuesta de la empresa andaluza habría alcanzado los 2,88.

«Consideramos que el precio que se paga es competitivo, ya que está dentro de los parámetros que marcó la tasación», indica el concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà (PSC), quien de esta forma relativiza los ingresos de menos que tendrá la corporación local «Ni queríamos entrar en una subasta ni apostábamos por fomentar la especulación», resalta el edil, quien añade que «si el precio entra dentro de los parámetros establecidos y los propietarios consideran que es el mejor proyecto,  nosotros lo que haremos en el próximo consejo de administración de Smhausa será sumarnos al acuerdo». 

Asimismo, desde el Consistorio se ve con buenos ojos el hecho de que Ten Brinke apueste por el sector residencial, ya que ello propiciará un desarrollo con más velocidad del nuevo barrio, en el que está prevista la construcción de unas 1.200 viviendas, 160 de las cuales serán de algún tipo de protección social.

«Es cierto que tienen el proyecto comercial más atrasado que Bogaris, pero ahora tienen un año y medio para definirlo», indica finalmente Milà. Está previsto que las obras de urbanización del sector empiecen después de verano, mientras que la primera piedra del nuevo centro comercial podría ponerse a mediados de 2021. 

Temas

Comentarios