Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Banc d’Espanya será un espacio para la divulgación científica

El Ayuntamiento presenta la nueva hoja de ruta sin concretar un calendario ni conocer la inversión que permitirá la recuperación de un inmueble que se abandonó hace quince años | |

Whatsapp
El interior del Banc d’Espanya mantiene el mobiliario que evidencia su antiguo uso. 
 FOTO: ALFREDO GONZ�LEZ

El interior del Banc d’Espanya mantiene el mobiliario que evidencia su antiguo uso. 
 FOTO: ALFREDO GONZ�LEZ

Nú

El Banc d’Espanya ya tiene hoja de ruta. El objetivo es que este emblemático edificio de la Rambla Nova se convierta en un espacio para la difusión y la divulgación de la actividad científica y tecnológica de Tarragona. Por ello, el Ayuntamiento se ha rodeado de tres centros referentes a nivel mundial como son el Institut Català d’Arqueologia (ICAC), el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y el Institut Català d’Investigació Química (ICIQ).

El concejal responsable del proyecto Banc d’Espanya, Francesc Roca, presentó ayer el futuro de un espacio que está pensado para que «la ciudadanía pueda recibir explicaciones sobre qué se está haciendo en estos centros, es decir, en qué se invierte el dinero en investigación y por qué se hace».

Durante la presentación del proyecto se quiso dejar claro que el espacio no será un museo, sino «una fábrica de conocimiento compartido con la ciudadanía», según palabras del director del ICAC, Joan Gómez Pallarès.

Retener y captar talento, fomentar las vocaciones científicas y técnicas y seguir apostando para alinear la tecnología con la divulgación son otros de los puntales de un plan que arranca con la teoría, pero que ahora debe ponerse en práctica.


Concurso de ideas
De momento, el Ayuntamiento tiene el respaldo de estos tres organismos para determinar las bases de un espacio que acabará de definirse en un concurso de ideas. En éste se escucharán las propuestas de los tarraconenses tanto para acabar de definir los contenidos como los servicios «de acuerdo con la línea que nos hemos fijado», afirmó Roca.

El nombre del espacio es otro de los elementos que deberá decidirse en esta fase, que el Consistorio quiere abrir a la participación ciudadana. Por ello, habilitará la Oficina de Recaptació de la calle Adrià.

El edil socialista no puso una fecha para el concurso, que aseguró que va a abrirse «lo antes posible». Éste será el que determinará el coste de la recuperación de un inmueble cerrado desde 2002. De momento el Consistori cuenta con una partida de 500.000 euros en los presupuestos para impulsar esta fase inicial, y a partir de aquí podrá conocerse el montante total de la inversión. Pese a ello, Francesc Roca se mostró convencido de que en esta ocasión el proyecto seguirá adelante, ya que «muy probablemente podremos acceder a fondos europeos que de forma individual ya están consiguiendo los institutos».

Por su parte, los institutos quisieron poner en valor que, en esta ocasión, cuentan con su apoyo para que esto no se quede en una nueva idea en el cajón.

El director del ICIQ, Miquel A. Pericàs, destacó la inportancia del proyecto, «sobre todo de cara a los más jóvenes, por lo que creemos que puede ser una buena forma de captar su interés hacia la investigación». Mientras que Robert Sala, director del Insitut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), destacó que este equipamiento «puede representar una singularidad dentro del mapa turístico de Catalunya».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También