Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Casino se va de Tarragona y busca alternativa en La Pineda

El establecimiento se trasladará para intentar sobrevivir: la oferta de juego ha caído un 60% desde la inauguración y el salón está en pérdidas. La zona de la Level 0, una de las opciones

Javier Díaz / Raúl Cosano

Whatsapp
El acceso al Casino de Tarragona, ubicado en el número 2 de la Rambla Vella. FOTO: Alba Mariné

El acceso al Casino de Tarragona, ubicado en el número 2 de la Rambla Vella. FOTO: Alba Mariné

El Casino de Tarragona prepara su mudanza a medio plazo y un cambio de ubicación, probablemente fuera de la capital. El local de juegos trabaja ya en una alternativa a su emplazamiento actual, en el número 2 de la Rambla Vella, en los bajos del hotel que actualmente se está reformando. 

El traslado no tiene un plazo marcado por el momento y su materialización podría demorarse unos meses, pero la decisión de abandonar su ubicación actual está tomada y, de hecho, se está trabajando en la búsqueda de lugares alternativos, algunos de ellos en la misma provincia. 

Así lo confirman al Diari fuentes del Grup Peralada, el entramado empresarial al que pertenece la instalación tarraconense. La decisión obedece a una razón de enorme peso y trascendencia, ya que el objetivo es dar un cambio de rumbo para lograr la supervivencia futura del espacio ante una coyuntura negativa por el retroceso del volumen de negocio y las obras del hotel en el que se sitúa el Casino de Tarragona. 

«Los motivos del traslado son las obras de remodelación total del hotel en el que estamos ubicados y el decreciente número de visitas a lo largo de los cuatro últimos años por la crisis y la menor afluencia de turismo», explican las mismas fuentes del Grup Peralada. 

Las obras del hotel y el descenso de visitas en los últimos cuatro años motivan el traslado

A raíz de esas circunstancias, la situación económica ha ido empeorando. Esos factores «han provocado que el Casino esté en pérdidas», como confiesa la misma compañía. La situación es, cuando menos, delicada, y por eso se busca un cambio de lugar que revitalice la sala y constituya un punto de inflexión para reflotarla. 

Atrás quedan los tiempos de mayor esplendor del establecimiento cuando se puso en marcha en 2005. De hecho, el grupo catalán reconoce un descenso de la actividad de hasta el 60%. «En la actualidad hemos reducido la oferta de juego del casino a un 40% desde la apertura», y admite con contundencia la situación precaria: «Hoy en día es una sala de máquinas sin ningún futuro». 

«Salvar los empleos»
El objetivo principal es que el establecimiento pueda seguir abierto y evitar tomar medidas drásticas como despidos o reducciones de plantilla. «Intentamos salvar a toda costa los 60 puestos de trabajo», reconocen desde el grupo. En sus inicios, el Casino generaba 130 empleos directos y otros 100 indirectos, según los datos ofrecidos por la empresa en 2005, cuando el salón abrió sus puertas.  

Ante este diagnóstico tan poco halagüeño y esperanzador, Peralada está inmerso desde hace tiempo en el rastreo y la localización de potenciales sitios que podrían acoger al nuevo casino. Aún no hay nada concretado definitivamente ni cerrado, pero una de las localizaciones que se está estudiando es en La Pineda. El local del restaurante Sol de Mar «es una de las ubicaciones más de las diferentes prospecciones que estamos haciendo». 

Peralada recuerda que, además, necesitaría en ese proceso la aprobación de la Generalitat. La zona del restaurante Sol de Mar, un enclave con vistas privilegiadas en pleno paseo de La Pineda, es uno de esos puntos valorados. En ese lugar se alzó la mítica discoteca Level 0, que causó furor en la década de los 90 y que cerró sus puertas en 2002. 

Por lo tanto, el Grup Peralada estaría buscando, con este cambio, un traslado al corazón de la Costa Daurada, a uno de los puntos neurálgicos del turismo en la provincia y en toda Catalunya. «No lo tenemos definido, pero en principio el traslado es fuera de la ciudad de Tarragona», sostienen las fuentes.

El Imperial, con vistas a 2019
De esta forma, el establecimiento de juegos de azar de referencia en Tarragona trabaja en su traslado mientras avanzan las obras de reforma del antiguo Imperial Tarraco, otra instalación emblemática con vistas privilegiadas al Amfiteatre y al Mediterráneo. 

El proceso de remodelación se ha intensificado últimamente con el objetivo de acelerar la transformación para que el hotel esté operativo a mediados de 2019, a principios de la próxima temporada de verano. La empresa H10 se encargará de la gestión del negocio a partir de ahora. De esta forma, el establecimiento hotelero, que bajó la persiana en junio de 2017, habrá estado dos años cerrado, si se cumplen los plazos previstos. El hotel se llamará H10 Imperial Tarraco y será el séptimo de esta firma en la provincia. 

Mientras tanto, el Casino de Tarragona sigue con su actividad normal y su programación de eventos en la que se incluyen, por ejemplo, monólogos, retransmisiones deportivas o diferentes espectáculos, como la cena de Nochevieja, además de sesiones específicas ligadas al juego. 

El Grup Peralada, además, admite que parte de la solución a la coyuntura económica podría pasar por que «la Generalitat aumente sus ingresos por la vía de la tasa de juego». 

Temas

Comentarios

Lea También