Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Col·legi de Metges de Tarragona veta dos charlas pseudocientíficas

Los médicos ponen coto a prácticas en entredicho. Han denunciado dos conferencias, una en L’Arboç y otra en Tarragona, por falta de evidencias científicas y atentar contra la salud

Raúl Cosano

Whatsapp
Izquierda, Aleix Pàmies, cuya charla en L’Arboç fue denunciada. Al final se realizó, pero en un local privado. Derecha, Josep Pàmies. Su conferencia de octubre en Tarragona fue suspendida.  FOTOS: pàmies vitae

Izquierda, Aleix Pàmies, cuya charla en L’Arboç fue denunciada. Al final se realizó, pero en un local privado. Derecha, Josep Pàmies. Su conferencia de octubre en Tarragona fue suspendida. FOTOS: pàmies vitae

Aleix Pàmies, asesor naturópata, iba a dar una charla en la biblioteca municipal de L’Arboç el pasado mes de octubre. Según la empresa Pàmies Vitae, es técnico en naturopatía y formado en fitoterapia e iridología. El taller en cuestión llevaba por título ‘Alimentación y plantas para ayudar en procesos oncológicos’. Antes de que se impartiera en dependencias de titularidad pública, el Col·legi Oficial de Metges de Tarragona (COMT) se puso en marcha. Según explica la entidad, detectó que el evento «presentaba ciertos puntos que hacían sospechar que se trataba de un acto pseudocientífico». 

A partir de ahí, el colegio estudió detenidamente el contenido que se desprendía de la jornada. Concluyó que el taller de Pàmies, con entrada gratuita, de tres horas de duración y plazas limitadas, «podía contener información no contrastada científicamente».

La organización médica se puso en guardia, asegurando que la charla en cuestión «podía conllevar la creación de falsas expectativas sobre tratamientos y pronósticos de enfermedades». Se activó entonces la maquinaria de denuncia del acto de Pàmies, afincado en Balaguer (Lleida), aunque habitual en charlas y actividades de divulgación en la provincia. 

De la biblioteca al local privado
El COMT puso el acto en conocimiento de la Subdirección general de Evaluación e Inspección Sanitaria. Según relata el colegio, se instó al ayuntamiento de L’Arboç a adoptar las medidas necesarias para garantizar que, en el acto, no se vulneraría «lo que se dispone en la normativa vigente relacionada con la promoción de productos, sustancias o métodos con pretendida finalidad sanitaria (RD 1907/1996 de 2 de agosto, artículo 4, apt. 1 y 2)». 

El acto previsto en la biblioteca y cuya celebración se difundió por redes arrancaba con el punto ‘¿Qué es el cáncer?’ y luego abordaba cuestiones como ‘Factores que favorecen el crecimiento tumoral’, ‘Mecanismos de la acción del tumor’, ‘Un alimentación adecuada y un plan nutricional’ y ‘Plantas medicinales y sus usos’. El último apartado consistía en ‘Consejos y otros complementos’. 

Fernando Vizcarro, el presidente del Colegi Oficial de Metges de Tarragona, justifica la intervención: «Nos llegó el aviso de un compañero de Lleida que conoce al señor Pàmies. El riesgo no está en que maquillen la situación explicando dietas y actitudes dentro de programas de vida sana, sino en que de vez en cuando introduzcan algún producto que ellos tienen para mejorar, dejando de utilizar la evidencia científica. Es entonces cuando actuamos». 

El Col·legi de Metges se ha puesto en serio a vetar este tipo de prácticas. De ahí que se pusiera en contacto con el Ayuntamiento de L’Arboç, a pesar de que acto se acabó celebrando en un lugar privado. «Todo lo que sea perjudicial para la salud pública no lo encontramos correcto y no nos encontrarán ahí. Esa es nuestra posición», explican fuentes del ayuntamiento del Baix Penedès. 

Aleix Pàmies, el conferenciante afectado, replica y se defiende: «No hay ninguna ley que me prohíba dar una charla. Intento basarme al máximo en estudios científicos. Es fuerte que nos acusen. La misma OMS dice que se tienen que incorporar las terapias naturales». Pàmies añade: «No diremos nunca que se deje un medicamento. No hablamos de una medicina alternativa sino de algo complementario. Nunca es una alternativa. Parece que estemos todavía 40 años atrás». 

Pero no ha quedado ahí la acción de los médicos tarraconenses, que sólo unos días más tarde volvieron a dar la voz de alerta. En esta ocasión, era Josep Pàmies, padre de Aleix, quien iba a ofrecer una charla el 10 de octubre en la Casa Miret, en la Rambla Nova. Pàmies es una controvertida figura, en el ojo del huracán por sus actividades y acusado de la promoción de pseudoterapias potencialmente peligrosas. En Tarragona, su charla formaba parte del ciclo GastroSalut 3.0, organizado por la empresa AG Planning. Nuevamente el Col·legi de Metges intervino. «Vimos el anuncio e inmediatamente se lo comentamos al ayuntamiento para que se suspendiera el acto, también hablando con la empresa. Informamos de que esta actividad iba contra la salud», cuenta Vizcarro, que menciona el polémico MMS, un producto prohibido por las autoridades sanitarias. «Es un medicamento declarado como tóxico. Estas personas son psicólogos, tienen gran capacidad de convencer a la gente y engañan a personas que se agarran a cualquier solución que les plantea», añade Vizcarro.

Pàmies habla de «asedio»
AG Planning acabó por aplazar la charla, aunque lo hizo en un inicio por falta de quórum. «Recibimos una carta del Col·legi de Metges pero ya habíamos decidido no hacer la charla porque no se había llegado a la asistencia mínima, que es un requisito que aplicamos para llevar a cabo un acto. Si no hubiera sido así, evidentemente que habríamos tenido en cuenta la opinión de un colectivo como el médico», indica fuentes de la empresa. 

Hace un año, Josep Pàmies sí compareció ahí en una charla que congregó a 200 personas. «Cuando le programamos no teníamos conocimiento a nivel mediático de que la situación fuera como es ahora. No había precedente ni ninguna notificación al respecto. En los últimos meses sí que ha habido una repercusión sobre su figura, que no existía el año pasado», concreta la empresa. 

Por su parte, Josep Pàmies se defiende: «Se acojonaron y lo anularon sin dar explicaciones. Los colegios de médicos siempre atacan, pero no tienen narices de llevarme ante un tribunal. Saben que no me pueden acusar de nada. Es un asedio terrible y un ataque a la libertad de expresión». 

Temas

Comentarios

Lea También