Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Estado niega tener obligaciones económicas con los Juegos de 2017

El alto dirigente del Gobierno central deja la puerta abierta para incluir una partida 'durante la tramitación de los presupuestos'
Whatsapp
El presidente del CSD, Miguel Cardenal, durante la comparecencia de ayer. Foto: cogreso de los diputados

El presidente del CSD, Miguel Cardenal, durante la comparecencia de ayer. Foto: cogreso de los diputados

Si finalmente el Estado español incluye una partida para Tarragona 2017 en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016 lo hará con la firme oposición del presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal. Así de clara quedó la postura del alto dirigente del Gobierno Central durante la comparecencia que llevó a cabo ayer al mediodía en el Congreso de los Diputados, en la que la organización del evento tarraconense tomó el gran protagonismo de la jornada.

De esta forma, ayer se hizo público lo que era un secreto a voces desde hacía meses: que el presidente del CSD es, en estos momentos, el gran obstáculo con el que se está encontrando Tarragona 2017 para lograr los 14,7 millones de euros que tanto el Ayuntamiento como el Comité Olímpico Español (COE) consideran que el ejecutivo central debe invertir en el evento deportivo para construir el estadio desmontable, el centro acuático y llevar a cabo las remodelaciones del Nou Estadi del Gimnàstic y el campo de atletismo.

 

‘Que muestren el acuerdo’

Tras ser cuestionado por el diputado de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) Martí Barberà, Cardenal reconoció que el primer esbozo de las cuentas estatales no prevén ninguna dotación económica para los Juegos que se celebrarán en Tarragona entre el 30 de junio y el 9 de julio de 2017. «Más allá de lo que pase en el trámite parlamentario, mi deseo es que este evento sea un éxito y que Tarragona organice los mejores Juegos Mediterráneos de la historia», indicó.

Pese a estas buenas palabras, lo cierto es que ayer Cardenal disparó con bala contra el alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC). «Las noticias que tenemos son que el Ayuntamiento y su alcalde reclaman una especie de compromiso por parte del Estado. Si este acuerdo existe, les pido que lo exhiban», afirmó el máximo responsable del CSD, quien expuso la mala relación que mantiene con Ballesteros. «Hace tiempo tuvimos un desencuentro. Vino a una reunión a Madrid pero entendió que se le hizo esperar demasiado y se fue. Luego le telefoneé», indicó Cardenal quien, pese a ello, se mostró «abierto a recuperar el diálogo con fluidez como hemos hecho con muchas otras ciudades. Esperamos que Tarragona no sea la excepción».

 

‘No a los dispendios’

Cardenal tiró posteriormente otro dardo a la organización tarraconense. «Desde 2011 muchas ciudades españolas han organizado grandes eventos, como campeonatos del mundo o europeos. Muchos de estos ayuntamientos y alcaldes contaban con acuerdos económicos que estaban plasmados por escrito con el CSD, pero la situación económico nos impidió cumplir con estos compromisos», afirmó Cardenal, quien dejó claro que «Tarragona no cuenta ni con este documento», ya que «en el protocolo que firmamos en 2013 con el Ayuntamiento de Tarragona no se incluyó ninguna cantidad en concreto, ya que el alcalde Ballesteros fue informado de la disponibilidad económica de las arcas públicas».

Finalmente, Cardenal –con un tono con cierta prepotencia– insinuó que el Estado pedirá aún más recortes a la organización tarraconense, ya que aseguró –sin tapujos– que «hay federaciones que nos han advertido de que sus deportes no se están preparando de una forma sostenible», por lo que recordó que «la época de los dispendios y de las grandes obras de equipamientos ya se ha acabado».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También