Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Govern derribará el Joan XXIII para construir un nuevo hospital

La renovación se llevará a cabo por fases y la primera consistirá en levantar un bloque de 40.000 metros cuadrados en unos terrenos adyacentes

Carla Pomerol

Whatsapp

El actual edificio central del Hospital Joan XXIII será derribado durante la construcción del nuevo centro hospitalario previsto por el Departament de Salut. Así lo ha asegurado hoy, el conseller Antoni Comín,  durante la  visita al Joan XXIII, que la renovación del hospital será integral y que solamente  se conservará una cuarta parte del actual centro hospitalario, concretamente el edificio C, bloque en el que se están llevando a cabo inversiones por parte de la Generalitat y que cuenta con urgencias y el servicio de cirugía ambulatoria y que contará con la UCI Pediátrica. El futuro complejo hospitalario que planea Comín contará con 80.000 metros cuadrados, unos 20.000 más que el hospital actual, y se construirá en tres fases.

El conseller Comín ha justificado la construcción de un nuevo hospital asegurando que "el actual centro no tiene las garantías de calidad necesarias, ya que algunos de los edificios están totalmente obsoletos. Es urgente renovar el hospital". Además, Comín asegura que el plan estratégico de la región sanitaria "nos permite entender la hoja de ruta a seguir para curar mejor a las personas, y por lo tanto, a tener unas mejores instalaciones al servicio del talento existente".

Comín ha hablado sobretodo de la primera fase de la construcción, "ya que es la que tiene calendario y presupuesto", explicó. Esta primera fase consistirá en construir un nuevo edificio de 40.000 metros cuadrados en unos terrenos al lado del actual hospital, -donde ahora está situado el helipuerto y el parking del personal-, y que son propiedad de la Generalitat. De estos 40.000 metros cuadrado, en la primera fase solamente se habilitarán 25.000, donde se trasladarán los actuales edificios B1 y B2, con servicios como la hospitalización, la diálisis, el hospital de día o medicina nuclear, entre otros. La inversión, ya reservada en los presupuestos de la Generalitat, será de 48, 5 millones de euros. Las obras del nuevo hospital empezarán en el año 2019 y se prevé que la primera fase esté lista en el 2021.

De momento, durante el segundo semestre de este año, se abrirá el concurso de ideas para que los arquitectos puedan presentar su proyecto del nuevo hospital, que plantearán una propuesta integral sobre el conjunto de las tres fases de construcción, "con el objetivo de ganar en coherencia y en creatividad", asegura el conseller Comín. Durante el año 2018, se llevará a cabo el proyecto ejecutivo y, a principios de 2019, empezarán las obras del nuevo complejo hospitalario. 

La segunda fase del proyecto consistirá en derruir los edificio B1 y B2, -actual edificio central del hospital-, y adecuar los 15.000 metros cuadrados que quedaron colgados en la primera fase y en el cual se instalará el bloque quirúrgico y el diagnóstico por la imagen, servicios que actualmente se encuentran en el edificio C. Además, en esta segunda fase también se construirá otro edificio de 10.000 metros cuadrados, -en la zona donde actualmente aparca el personal-, donde si ubicarán las consultas externas de la parte ambulatoria. "Hoy en día, estas consultas están repartidas por todo el complejo, es un desastre. El objetivo es concentrar y dar calidad a la parte ambulatoria", explica el conseller de Salut.

En la tercera y última fase está previsto construir dos nuevos bloques con 10.000 metros cuadrados más. El primero conllevará derribar el edifico A -antiguo edificio de enfermería- y será adyacente al edificio de 40.000 metros cuadrados, construido en la primera fase. El segundo bloque estará situado en espacio que dejará libre el actual edificio central  y se dedicará a la docencia e investigación. Por último, en esta fase también se eliminará el actual edificio de consultas externas.

El Hospital Sociosanitari Francolí y la unidad de rehabilitación estrenada recientemente continuarán en el mismo sitio. 

Invertir en piedra para promocionar talento

"Se trata de una estructura muy funcional, de un hospital ordenado sin mezclar especialidades y unidades", asegura el conseller Comín, quien añade que "invertiremos en piedra para poder estar a la altura del talento y compromiso de los profesionales". 

Comín no ha concretado el coste global del complejo hospitalario, ya que "solamente queremos hablar del dinero garantizado", aunque prevé que supere los 100 millones de euros. Tampoco habla de plazos. "No queremos coger un compromiso de calendario con las siguientes fases", aseguró. Por su parte, el gerente territorial del ICS, Rafael Gràcia, comentó que el nuevo hospital no prevé una aumento de camas, ya que "apostamos por alternativas en la hospitalización y por tecnología y enfoque quirúrgico".

‘Sorpresa’ del Consistorio por no ser invitado

Sin lugar a dudas, la sorpresa de la visita del conseller Comín a la ciudad ha sido la ausencia de los representantes del Ayuntamiento de Tarragona. Fuentes del equipo de gobierno (PSC, PP y Unió) han mostrado su «sorpresa» por la falta de invitación al acto tanto del alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) como de ningún miembro del gobierno local. Desde la Generalitat de Catalunya se afirmó que «normalmente son los representantes locales los que hacen saber al Govern su interés por acudir a algún acto que se celebre en su ciudad». Pese a ello, desde el Consistorio se desmiente esta posibilidad y se indica que «pese a que no hay ninguna comunicación oficial, ésta sí que se hace a nivel de asesores», un extremo que en esta ocasión «no se ha hecho», sino que «hemos tenido conocimiento de la visita del conseller gracias a los medios de comunicación». 

Temas

Comentarios

Lea También