Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona URBANISMO

El Govern quiere ingresar 29 millones por su patrimonio vacío en Tarragona

la generalitat tantea a inversores para que alquilen los inmuebles entre 20 y 50 años. Ha sacado al mercado la Ciutat de Repòs, el edificio Casablanca y antiguos juzgados y laboratorios

Octavi Saumell

Whatsapp
La Ciutat de Repòs es la pieza por la que el Govern espera sacar un mayor ingreso.

La Ciutat de Repòs es la pieza por la que el Govern espera sacar un mayor ingreso.

La Generalitat quiere ingresar 28,8 millones de euros por el patrimonio vacío que, actualmente, tiene en la ciudad. Por ello, el Govern incluyó cuatro inmuebles que, a día de hoy, están abandonados en Tarragona en un paquete de once piezas de toda Catalunya que la pasada semana presentó a inversores privados durante la reciente celebración de la feria inmobiliaria Barcelona Meeting Point. El objetivo del ejecutivo liderado por Carles Puigdemont es el de alquilar estos espacios durante 20 ó 50 años para «rentalizar el patrimonio y dedicar los ingresos a finalidades sociales».

El patrimonio por el que la administración autonómica espera lograr un mayor ingreso es la Ciutat de Repòs i Vacances, que se ha ofrecido al sector privado por 480.000 euros anuales durante medio siglo, por lo que tras cincuenta años la Generalitat querría cobrar 24 millones de euros.

Otra de las piezas de la ciudad que el Govern ha ofrecido a las empresas es el antiguo juzgado de lo Social, situado en la calle Ramón y Cajal. Este inmueble cuenta con 866 metros cuadrados de superficie y se solicita un pago de 45.000 euros anuales durante veinte años, para ingresar un total de 900.000 euros.

El tercer inmueble que se saca al mercado es el antiguo laboratori de ensayo de la calle Riu Ciurana. Para esta instalación de 429 metros cuadrados se pide 42.000 euros al año durante cincuenta años, para ingresar 2,1 millones. La última pieza que está en alquiler es el antiguo hospital Casablanca, de 2.640 metros cuadrados y abandonado desde 2004, por el que se solicitan 36.000 euros al año durante medio siglo, para un total de 1,8 millones de euros.

Ayer, el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), reconoció estar «descolocado» por tener «conocimiento por la prensa» de las intenciones del Govern. En relación a la Ciutat de Repòs, Ballesteros espera que «se encuentre una solución en breve que preserve el uso público» del equipamiento.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También