Más de Tarragona

El Govern ultima que el Palau d'Esports de TGN sea municipal en noviembre

La Generalitat prevé firmar en dos meses el convenio para que el pabellón de Campclar sea gestionado por el Ayuntamiento, que ya lo está tramitando en el Registro de la Propiedad

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de ayer del recinto deportivo de Campclar, que fue la joya de la corona de las inversiones para los Juegos de 2018. FOTO: Alfredo González

Imagen de ayer del recinto deportivo de Campclar, que fue la joya de la corona de las inversiones para los Juegos de 2018. FOTO: Alfredo González

El Govern de la Generalitat de Catalunya prevé que el traspaso de la gestión del Palau d’Esports de Campclar al Ayuntamiento de Tarragona pueda firmarse este próximo mes de noviembre. Así lo aseguran al Diari fuentes de la administración autonómica, las cuales detallan que los servicios técnicos del Departament de Patrimoni calculan tener lista la tramitación administrativa en las próximas semanas, una vez que ya está «avanzada».   

El pasado 19 de marzo, el pleno municipal avaló con el voto a favor de ERC, Comuns, Junts per Tarragona y la CUP el convenio que dibujaba la hoja de ruta para desbloquear el uso del pabellón y que, de esta forma, pueda pasar a ser gestionado sine die «en un plazo máximo de 12 meses» por el Patronat Municipal d’Esports.

Ese día también se puso en marcha la maquinaria para desbloquear la situación: el Consistorio avaló una primera mutación demanial del suelo del solar en favor de la Generalitat, que desde hace medio año también trabaja para hacer lo propio con el edificio del equipamiento, que supuso una inversión de 18,4 millones de euros por parte del Govern para los Juegos del Mediterráneo de 2018. Sin embargo, han pasado más de tres años y el espacio solo puede ser usado de manera esporádica por parte del Consistorio.  

TGN: «Estaremos preparados»
Fuentes municipales recalcan que, desde el pasado mes de marzo, el Consistorio ya ha iniciado los contactos para inscribir el recinto en el registro de la propiedad. «Desde entonces se nos está solicitando información, esperamos que este trámite pueda estar listo en octubre», se afirma desde la Plaça de la Font, en un calendario que cuadraría con el que maneja la Generalitat para firmar el traspaso en noviembre. 

Paralelamente, el gabinete de la Plaça de la Font ha ido avanzando en la preparación de los pliegos de condiciones para poder sacar a licitación el paquete de inversiones de las actuaciones previstas para 2021, y que asciende a 180.000 euros. El acuerdo de hace casi seis meses permite que el Ayuntamiento pueda hacer uso del pabellón, pero se da el caso de que este solo puede ser esporádico, ya que la instalación no está ahora mismo preparada para albergar la actividad habitual del Patronat y de los clubes, ya que falta maquinaria y parte del parqué. Al no haberse culminado aún el proceso de traspaso, el Palau es actualmente titularidad de la Generalitat de Catalunya, lo que impide al Consistorio poder llevar a cabo ningún tipo de inversión porque esta solo se puede ejecutar en los bienes patrimoniales propios. 

De hecho, en el convenio aprobado hace casi medio año se establece que «el Ayuntamiento pondrá todos los recursos necesarios para cubrir las necesidades de organización de las actividades que se lleven a cabo en el equipamiento», incluidos los gastos en «limpieza, seguridad y del mantenimiento integral de la instalación, así como otros que puedan surgir del funcionamiento y conservación». 

Paralelamente al convenio de marzo, la mutación demanial del Govern que abrirá la puerta al convenio definitivo desencallará esta situación, y permitirá que la corporación municipal pueda ejecutar la partida que tiene prevista en los presupuestos de 2021. «No hemos estado parados, lo tendremos todo preparado para que, cuando se firme el convenio, las actuaciones puedan empezar muy pronto», asegura la concejal de Esports del Ayuntamiento de Tarragona, María José López (ERC). 

Estas primeras acciones, que servirán para abrir de manera parcial el Palau a principios de 2022, se centrarán en la adecuación del pavimento de hormigón y el montaje del actual parqué –que ocupa una tercera parte del pabellón–, así como los anclajes y el equipamiento deportivo básico como las canastas y las porterías de balonmano. «Aunque sea de forma parcial, poder usar ya una de las tres pistas previstas ya nos permitirá descongestionar en parte otros pabellones», indica finalmente la edil republicana.  
 

Temas

Comentarios

Lea También