Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Constantí

El Grup Centcelles necesita medio millón de euros para acabar con las grietas

La Generalitat ha cuantificado las medidas urgentes necesarias 
para solucionar las deficiencias estructurales de las viviendas

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo de una vecina mostrando el estado de la escalera. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ/DT

Imagen de archivo de una vecina mostrando el estado de la escalera. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ/DT

La Agència de l’Habitatge de Catalunya –órgano que depende de la Generalitat– ha cuantificado en medio millón de euros las medidas necesarias y urgentes para poder solucionar los problemas estructurales que hay en las viviendas del Grup Centcelles, en Constantí. Este fue el tema central de la reunión que mantuvieron representantes del Ayuntamiento y de la Generalitat el pasado martes en Barcelona. Ahora, solo falta decidir quién financiará las actuaciones. El objetivo es que las instituciones locales y autonómicas se conjuren para hacer frente a los gastos. Los vecinos podrán pedir subvenciones.

El Grup Centcelles –también llamado las 600 viviendas– es una promoción de pisos de protección oficial que se construyó en los años 70 en el municipio. El 20% de los pisos es propiedad de la Agència de l’Habitatge. El 80% restante, de particulares. La mayoría de familias que viven en el barrio no cuentan con suficientes recursos económicos para poder hacer frente a las deficiencias estructurales de sus viviendas, causadas por las arcillas expansivas que forman el subsuelo del municipio.

Las paredes están agrietadas. En algunos casos, entre el rellano y la puerta de entrada al piso hay un agujero de hasta diez centímetros. Los vecinos se han visto obligados a instalar rampas de metal para evitar accidentes. La situación es grave y la solución complicada ya que, en la mayoría de escaleras, no existe comunidad.

Justo por esto, el Ayuntamiento actúa de intermediario entre los vecinos y la Generalitat. Está previsto que en enero se firme un acuerdo y que, a partir del año que viene, se empiecen a tramitar las subvenciones para ejecutar las obras de mejora. Los bloques más afectados por las grietas –es decir, los ubicados en las esquinas–, tendrán prioridad a la hora de pedir las ayudas.

Crear las comunidades

El consistorio tiene previsto convocar una reunión con los vecinos del Grup Centcelles para explicarles la situación actual y empezar a trabajar en la configuración de las comunidades de escaleras. «De esta manera, será más fácil pedir las subvenciones y organizarse», aseguraba ayer Òscar Sánchez, alcalde de Constantí.

Las grietas no solo afectan a las 600 viviendas. Se trata de un problema de todo el municipio, que también ha dañado edificios municipales, como el Ayuntamiento, el polideportivo o el depósito del agua. Sánchez asegura que «el consistorio no tiene recursos suficientes como para hacer frente a las obras necesarias en el Grup Centcelles. Eso sí, garantizamos una buena coordinación con la Generalitat para buscar, de una vez por todas y entre todos, soluciones».

Temas

  • vivenda

Comentarios

Lea También