Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Joan XXIII condenado a indemnizar a una paciente violada por un interino

Un trabajador fue condenado por agredir sexualmente a una paciente. El Supremo ha rechazado el recurso presentado por el hospital

Diari de Tarragona

Whatsapp
La agresión sexual se produjo delante del Hospital Joan XXIII, donde no había cámaras de seguridad.  FOTO: lluís milián/DT

La agresión sexual se produjo delante del Hospital Joan XXIII, donde no había cámaras de seguridad. FOTO: lluís milián/DT

El Hospital Joan XXIII de Tarragona tendrá que indemnizar a la víctima de una violación cuyo autor es un trabajador de mantenimiento del mencionado centro sanitario. El hospital fue declarado responsable civil subsidiario por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona. Ahora, el Tribunal Supremo, mediante un auto, ha confirmado la sentencia y rechaza los recursos de casación presentados tanto por el acusado como por el hospital, a los cuales, además, condena al pago de las costas judiciales.

El 2 de mayo de 2013, el acusado trabajaba en régimen laboral de interino para el Institut Català de la Salut (ICS) en el Hospital Universitari Joan XXIII. Aquel día, la víctima fue trasladada en ambulancia hasta dicho centro hospitalario por una ingesta de ansiolíticos y cocaína, con pérdida de conciencia e intento de autolesión. A las doce menos cuarto de la medianoche del mismo día, la mujer fue llevada a un box de críticos dado el estado de alteración y agresividad que presentaba.

Una vez se personó el personal de seguridad del hospital se invitó a la mujer a que saliera de la sala de espera del servicio de Urgències del hospital. 

Sobre las 00.25 horas del día 3, mientras la mujer permanecía en el exterior del servicio de Urgències, se acercó el acusado, que se interesó por lo que le pasaba. La acompañó por el exterior de la zona de Urgències, hasta la parte de delante del hospital, donde no existían cámaras de seguridad. En ese momento, debido a la ingesta de medicamentos, la mujer se desvaneció y sufrió una pérdida de consciencia.

Inconsciente
El acusado aprovechó el momento para realizar una práctica sexual. Posteriormente le quitó la ropa y la violó, mientras ella seguía inconsciente.

Poco tiempo después, la mujer recobró la consciencia, se dirigió al servicio de Urgències, donde entregó su tarjeta sanitaria, y se marchó.

Al despertarse en su domicilio no recordaba cómo había llegado, y vio que tenía rotos el sujetador y la camisa. Asimismo, se percató de que algo le habían hecho y se acordó del acto sexual.

El acusado fue condenado a cuatro años de prisión y a pagar una indemnización de 12.000 euros, siendo el ICS responsable civil subsidiario. El Supremo asegura ahora que la sentencia está bien argumentada, que la Audiencia no vulneró la presunción de inocencia del acusado y que valoró correctamente la prueba. Ante ello, el Supremo no admite a trámite ambos recursos de casación.

Temas

Comentarios

Lea También